Más de 2.700 hijos de enfermos de Alzheimer unidos por la detección precoz

21/09/2015 17:55 h

Susagna Alcón

Participan en un estudio de la Fundación Pasqual Maragall, no por causas genéticas, sino por su compromiso con la investigación. Este 21 de septiembre es el Día Mundial del Alzheimer y entidades como la Asociación de Familiares de enfermos de Alzheimer de Barcelona (AFAB) salen a la calle para concienciar, entre otros, del papel de los cuidadores.

Vídeo ‘Día Mundial del Alzheimer’

El Alzheimer es el tipo de demencia senil más habitual, con una frecuencia que se incrementa de forma exponencial de los 60 a los 90 años. Afecta al 10% de las personas de más de 65 años y al 40% de las que tienen más de 85. Actualmente en Cataluña hay más de 112.000 enfermos de Alzheimer y se calcula que en el año 2050 esta cifra se triplicará.

No se conoce la causa de esta enfermedad, por lo que es imposible prevenirla y curarla. La Fundación Pasqual Maragall trabaja para diseñar programas de prevención y está inmersa en uno de los estudios más complejos y con más participantes que se llevan a cabo en el mundo. Se llama estudio Alfa y en él participan 2.700 voluntarios, que son hijos sanos de enfermos de Alzheimer. El motivo, sin embargo, no es la genética, sino el compromiso con la investigación.

Tal como explica el responsable de Investigación en Neuroimagen de la Fundación Pasqual Maragall, Juan Domingo Gispert: “Es un estudio de cohorte, o sea que seguimos estudiando las personas indefinidamente, a los 3, 6, 10, 20 años. Por lo tanto, lo que queremos es gente muy motivada y los que hemos sufrido la enfermedad de Alzheimer en la familia de muy cerca, y que queremos hacer algo para vencer la enfermedad, estamos más motivados.”

El Alzheimer, un reto de todos

Este 21 de septiembre es el Día Mundial del Alzheimer y entidades como la Asociación de Familiares de enfermos de Alzheimer de Barcelona han salido a la calle para concienciar, entre otros, de la función de los cuidadores. Según asegura Concepció Pujolar, vicepresidenta de la asociación: “El cuidador tiene mucha necesidad de ayuda y de comprender qué pasa, porque a veces no sabemos cómo actuar ante un diagnóstico, ni cómo tratar al enfermo.”

Es por ello que la AFAB tiene grupos de ayuda mutua, un servicio de atención social, un centro de atención diurna y un servicio de asesoramiento en la adaptación del hogar, entre otros. Los cuidadores, en promedio, dedican 15 horas diarias a atender las necesidades del enfermo, y sentir el apoyo del entorno es imprescindible. En este sentido, desde la AFAB hacen un llamamiento a la implicación de toda la sociedad, que los puede acompañar con un lazo verde, con donaciones y con la participación en las actividades que realizan.