Pedralbes recupera un escenario musical excepcional, el Jardí dels Tarongers, después de más de medio siglo de inactividad

16/06/2014 09:27 h

Districte Les Corts

Este magnífico paraje, situado en la calle de la Rábida, 5, acogerá este martes un concierto de apertura en colaboración con el Festival Internacional de Música de Cantonigròs.

La Orquesta Sinfónica de la Universidad de Leeds, de Gran Bretaña, y el coro infantil I Vivaldini Piccolini, de Barcelona, serán los protagonistas musicales del concierto de reapertura de este magnífico espacio. La propuesta, impulsada gracias a la iniciativa del Consejo Catalán de la Música, tendrá lugar este martes, 17 de junio, a las ocho de la noche. La entrada es gratuita, pero se ruega confirmar la asistencia a través del teléfono 932 326 444 o bien enviando un correo electrónico a la dirección fimc@fimc.es

Hace más de medio siglo, el industrial y mecenas Josep Bartomeu i Granell (Barcelona, 1888-1980) convirtió una magnífica finca de Pedralbes en el centro de una intensa actividad artística, especialmente musical, que daba cabida a numerosos géneros, desde la ópera hasta la música de cámara o el canto coral. Tal como apunta Ramon Suñé en el diario La Vanguardia, “especialmente entre 1948 y 1958, este rincón tranquilo de la Barcelona más adinerada fue escenario de una programación estable que se alargaba durante todo el año, en verano, en el Jardí dels Tarongers y, en invierno, en una sala de música decorada con tapices alegóricos del maestro muralista Antoni Vila i Arrufat”.

La conocida como Casa Bartomeu acogió durante un tiempo el Centro de Documentación Musical de la Generalitat de Catalunya, de manera previa al traslado de buena parte del contenido de este archivo a otras dependencias, como la propia Biblioteca de Cataluña.

Los impulsores de esta recuperación, liderados por Josep Maria Busquets, presidente del Consejo Catalán de la Música, exdirector del Liceu y fundador del Festival de Cantonigròs, tienen como objetivo dedicar el Jardí dels Tarongers a las nuevas hornadas de músicos, tanto intérpretes como compositores, y convertir de esta manera Pedralbes en un punto neurálgico de la música en la ciudad de Barcelona y en el país.

Sobre la actividad de Josep Bartomeu i Granell

Durante los años 1948-58, Bartomeu celebró en su residencia (el Jardí dels Tarongers de Pedralbes) conciertos y representaciones que marcaron una época en el mundo musical barcelonés. En este sentido, se pudieron escuchar L’Orfeo, de Claudio Monteverdi, Socrate, de Erik Satien, y los Gurrelieder, de Arnold Schönberg; además, se interpretó por primera vez algunas obras de compositores del país, como La Merope, de Domènec Terradellas, y el Quartet de Pedralbes, de Manuel Blancafort.

Fuente: Enciclopèdia Catalana