Nueva web para abordar el sufrimiento y la salud emocional

Con el nombre de Cabàs Emocional, en esta nueva web se incluyen recursos y buenos hábitos para afrontar las adversidades y saber cómo abordarlas tanto de manera individual como colectiva, herramientas para reconocer las emociones y entrenarse en la forma de afrontarlas e instrumentos para ayudar a personas próximas a que se encuentren en situación de crisis o con dificultades. Esta iniciativa, puesta en marcha con la colaboración de las entidades e instituciones que trabajan para mejorar el bienestar emocional de la ciudadanía, pretende ayudar a la población a hacer frente al sufrimiento psicológico que se deriva de la irrupción de la COVID-19.

12/08/2020 16:23 h

Ajuntament de Barcelona

La puesta en marcha de este nueva web parte de la base de que con la irrupción de la COVID-19 no solo se ha desencadenado una crisis sanitaria y social, sino también emocional. Este proyecto incluye iniciativas de las entidades que forman la Mesa de Salud Mental de Barcelona, las mesas de salud mental de los distritos y otras organizaciones para ofrecer estrategias concretas de autocuidado. Esta página web está pensada para aprovechar la riqueza de la especialización, la diversidad de conocimientos y la experiencia de los profesionales y organizaciones, y para potenciar un marco común de comunicación, difusión y una manera compartida de actuar.

Incluye una programación de actividades en línea como formaciones grupales o actividades formativas, así como recursos digitales que incluyen documentos, guías, vídeos o audios, entre otros. Los recursos en red pretenden ser una ayuda para abordar los tipos de malestar psíquico más comunes como la angustia, el estrés, las dificultades relacionales, los problemas de insomnio o las situaciones de tristeza profunda.

Entre las situaciones que se pueden tratar se encuentran las siguientes:

  • el luto y la pérdida de personas queridas,
  • situaciones de sobrecarga por el cuidado o la convivencia continua con personas enfermas o dependientes,
  • situaciones de aislamiento físico prologando,
  • malestar por la pérdida de puestos de trabajo e ingresos,
  • los sentimientos de pérdida de oportunidades,
  • la angustia por un futuro incierto,
  • herramientas para padres y madres de niños o adolescentes que quieran mejorar sus capacidades.

Aunque la web se dirige a la población en general, está pensada específicamente para mujeres, personas mayores, jóvenes y adolescentes, personas que están afrontando situaciones de especial dificultad derivadas de la COVID-19, así como personas activas en redes de apoyo, equipos profesionales y de voluntariado de los servicios de proximidad.

Durante la pandemia

Las diferentes entidades que trabajan a pie de calle en temas relacionados con la salud mental han constatado un incremento de las patologías de salud mental. Se trata de una tendencia que también se ha detectado con las aportaciones que han hecho llegar las entidades que participan a la Mesa de Salud Mental de Barcelona y en las más de catorce mil llamadas que se han gestionado a través de los diferentes teléfonos de atención.

De la atención ofrecida por teléfono:

  • El 72 % de las personas atendidas eran mujeres y el 58 % tenían entre 40 y 69 años.
  • Más de setecientas llamadas atendidas se efectuaron a través de los servicios dirigidos a jóvenes como “Aquí t’escoltem”, el Centro para Familias Adolescentes y Konsulta’m.

Además, las encuestas que ha realizado la Oficina Municipal de Datos constatan lo siguiente:

  • El diagnóstico de los impactos de la COVID-19 en la salud mental va desde el miedo y la angustia por el posible contagio y sus implicaciones, hasta las dificultades de los profesionales y de los equipos para poder intervenir con normalidad.
  • La mitad de las personas han sentido el confinamiento como una situación muy o bastante dura y hasta un 15 % de ellas lo han hecho en soledad.
  • Ha habido un incremento de las situaciones de sobrecarga en personas cuidadoras, un fuerte impacto de la muerte y el luto, un aislamiento y una soledad especialmente agravadas en el caso de las personas mayores, un aumento de la sintomatología en personas con trastorno mental o de adiciones y un incremento de las situaciones de riesgo y vulnerabilidad que se derivan de la pérdida de cobertura de algunas necesidades básicas.

Etiquetas asociadas a la noticia

Noticias relacionadas