Poner fin a la utilización del diésel, eliminar los plásticos de un solo uso y limitar los vuelos

Las ciudades del mundo se reúnen para hacer frente a la emergencia climática en la cumbre mundial de ciudades en Copenhague. Como medidas prioritarias, la alcaldesa de Barcelona ha propuesto poner fin al uso del diésel, eliminar el plástico de un solo uso, limitar los vuelos y cambiar el modelo agroalimentario. Ada Colau ha reclamado también más responsabilidad a los estados que disponen de los recursos y la gobernanza global.

11/10/2019 14:23 h

Ajuntament de Barcelona

Un centenar de representantes de ciudades de todo el mundo integrados en la red C40 se han reunido en Copenhague y han asumido como propias las tesis del Global New Green Deal, que reconoce la emergencia climática y reivindica un papel activo de las metrópolis y de los estados.

En su intervención, la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, ha solicitado un cambio real del modelo productivo y económico. Como acciones prioritarias, reclama una fecha límite para poner fin a la utilización del diésel; apostar por las energías renovables; eliminar los plásticos de un solo uso, que contaminan los océanos; limitar los vuelos de trayectos cortos que se pueden hacer en tren, y un cambio en la industria agroalimentaria, actualmente insostenible.

Zona de bajas emisiones en el 2020

Barcelona elaborará su propio decreto de emergencia climática, que será efectivo el 1 de enero de 2020. La declaración coincidirá con la implantación de la zona de bajas emisiones permanente, que prohibirá la circulación de los vehículos más contaminantes los días laborables de 7.00 a 20.00 horas.

La medida afectará a 125.000 vehículos en los próximos cuatro años y permitirá reducir en un 30 % las emisiones de NO2, que son la principal fuente de contaminación atmosférica en la ciudad y cada año provocan la muerte prematura de 350 personas.

Tres acciones entre las cien mejores iniciativas contra la emergencia climática

El informe Cities 100, elaborado por la red mundial de ciudades C40, ha seleccionado tres acciones contra el cambio climático impulsadas por el Ayuntamiento de Barcelona en la ciudad entre las cien iniciativas climáticas más ambiciosas del mundo.

Por una parte, la lucha contra la pobreza energética y la defensa de los derechos energéticos que desarrollan los once puntos de asesoramiento energético. Por otra, el plan Clima, un programa estratégico con 242 medidas para afrontar los efectos del cambio climático. Y, finalmente, Barcelona Energia, el primer operador público y metropolitano de energía de proximidad y renovable, que abastece a los equipamientos y servicios municipales y a cerca de veinte mil hogares.

Etiquetas asociadas a la noticia