La normativa municipal se adapta a la música en directo de pequeño formato

El Plenario aprueba la creación de una nueva tipología de actividades recreativas para que bares, cafeterías o restaurantes puedan desarrollar actividades culturales de pequeño formato, como música en vivo o artes escénicas. Con los nuevos espacios Cultura Viva se reconoce el valor cultural de estas propuestas creativas, a la vez que se respeta la convivencia vecinal.

03/05/2019 18:04 h

Ajuntament de Barcelona

La modificación de la Ordenanza municipal de las actividades y de los establecimientos de concurrencia pública adapta la normativa a la necesidad histórica de regular el sector cultural de pequeño formato, que hasta el año 2016 se desarrollaba fuera de los marcos legales establecidos.

La nueva tipología de espacios Cultura Viva reconoce el valor de la música en vivo y su papel como cultura de proximidad en espacios de pequeño formato. También se ordena el marco normativo y se da pie a diseñar nuevas estrategias de impulso de estas actividades de manera que se garantice la conciliación del descanso de los vecinos y las vecinas.

Espacios Cultura Viva

Las características de esta nueva tipología de actividades recreativas son las siguientes:

  • Definición del espacio: locales de pequeño formato y de proximidad, donde se lleva a cabo una programación estable vinculada a la música en directo, las artes escénicas o cualquier manifestación vinculada al arte contemporáneo y la cultura popular.
  • Pequeño formato: establecimientos donde el aforo no supere las 150 personas.
  • Proximidad: equipamientos públicos o privados que promueven la interacción con diferentes instituciones, entidades o colectivos que tienen por objeto la participación cultural descentralizada por toda la ciudad y que impulsan procesos creativos y artísticos que se desarrollan de manera próxima al público.
  • Papel de articulación social: capacidad de generar un contexto adecuado para la cohesión social y la participación ciudadana impulsada desde el ámbito cultural, que tenga en cuenta la diversidad y la perspectiva de género. Con el fin de justificar la función de articulador social y de proximidad, el proyecto deberá incluir un documento (contrato o convenio) donde se demuestre la colaboración con un mínimo de dos entidades asociativas de diversa índole de Barcelona.
  • Programación: mínimo de cuarenta actividades por año natural.

En el caso de presentar un proyecto con música en directo, el establecimiento tendrá que optar por una de estas tres subcategorías y cumplir con la adecuación pertinente de la Ordenanza general del medio ambiente urbano de Barcelona (OMA) y la Ordenanza municipal de actividades y de intervención integral de la administración ambiental de Barcelona (OMAIA).

  • Espacio Cultura Viva de tipo A o para música amplificada, para aquellos establecimientos donde se reproduce música mediante equipos de amplificación que no superen los 105 dB(A) en la fuente de emisión.
  • Espacio Cultura Viva de tipo B o para música semiamplificada con pequeños equipos de amplificación que no superen los 94 dB(A) en la fuente de emisión.
  • Espacio Cultura Viva de tipo C o para música acústica o no amplificada, que se reproduzca sin ningún tipo de sistema de amplificación electrónica.

Se pueden consultar todos los requerimientos de las tres subcategorías aquí.

Antecedentes del sector de la música en vivo de pequeño formato en Barcelona

En el 2016 se publicó una circular que ampliaba el margen para realizar actividades musicales en directo amplificadas en espacios con licencia de bar, cafetería y restaurante, que hasta entonces estaba restringida a salas de conciertos y bares musicales. A raíz de la publicación de la circular, se trabajó en la elaboración de una nueva medida, participada con todos los grupos municipales, que llenara el vacío normativo y reconociera e impulsara las actividades culturales de pequeño formato.

El plan de trabajo incluía un estudio del sector de la música en vivo en Barcelona, elaborado por la periodista Olga Ábalos, en el que se identificó la necesidad de crear una tipología intermedia entre la música amplificada y la música acústica. Además, el informe recomendaba calcular el aforo limitado en función del uso en lugar del tipo de licencia, para favorecer la sostenibilidad económica de los establecimientos, y siempre dentro del código técnico que garantiza su seguridad.

Etiquetas asociadas a la noticia

Noticias relacionadas