Las casas-fábrica del Raval, interés patrimonial protegido

Los inmuebles industriales construidos durante los siglos XVIII y XIX en el barrio del Raval, en Ciutat Vella, conocidos como casas-fábrica, quedan protegidos para evitar que se derriben y garantizar que se preserve el tipo de edificio formado por residencia y fábrica en una sola pieza.

23/02/2018 12:57 h

Ajuntament de Barcelona

La protección de las casas-fábrica del Raval empezó hace un año con la suspensión de licencias de obra sobre 38 inmuebles y un estudio para conocer el valor patrimonial de un total de 64 piezas industriales del barrio.

Este proceso culmina ahora con la catalogación de 26 de estas casas-fábrica como elementos industriales de interés patrimonial, aprobada en el Consejo Plenario. Nueve de los inmuebles se han catalogado como nivel B, bien cultural de interés local, por su importancia e integridad histórico-artística, y los otros diecisiete, como nivel C, por las modificaciones sobre el diseño original.

En todos estos casos se establece que se tienen que conservar los espacios diáfanos originales y se evita que se pueda aumentar el volumen del edificio. Tampoco se admite la construcción de nueva vivienda en los interiores de manzana.

El resto de edificios estudiados se quedan con el nivel D, y será necesario un estudio específico para cada uno de los casos si existe la intención de derribarlos o transformarlos de manera sustancial.

Patrimonio emblemático del Raval

Las casas-fábrica proliferaron especialmente en el Raval a partir de finales del siglo XVIII y son una muestra del carácter del barrio de la época y su desarrollo, con la primera industrialización en la ciudad todavía dentro de las murallas.

El tipo de edificación consiste en una única pieza donde había la fábrica y la residencia de los trabajadores. Originariamente eran horizontales, pero con la implantación de las máquinas de vapor, en el siglo XIX, se empezaron a construir en bloque o fábrica de pisos.

El cambio de usos y la falta de protección y regulación ha hecho que muchas de estas piezas se hayan derribado a causa de actuaciones inmobiliarias.

Las calles del Om, de la Riereta y de Sant Vicenç concentraban originariamente una parte importante de estas casas, así como los alrededores de las calles de Sant Pau y Nou de la Rambla.

Etiquetas asociadas a la noticia

Noticias relacionadas