Batallas ganadas y por ganar

Vivimos tiempos convulsos y la cultura no está exenta de las turbulencias provocadas por el cambio de época en que nos encontramos.

A raíz de la nueva directiva europea del copyright dentro del mercado único digital, la cultura se ha convertido en la munición de una guerra jurídica entre partidarios de la propiedad intelectual y defensores de la libertad de expresión. La batalla por el control de internet es una lucha ideológica que se libra en el campo de la cultura. Hemos intentado iluminar un debate viciado por falsos apriorismos, dando voz a unos y otros. Algunas batallas ya están ganadas. Lo demuestra Eva Baltasar, que este año ha recibido el premio Llibreter con Permagel, la primera novela catalana que trata con naturalidad la condición lesbiana. Una señal de que las mujeres han tomado el control de su representación, de quienes son y de lo que piensan. Lo demuestra también Marta Rojals en su extraordinaria novela El cel no és per a tothom [El cielo no es para todo el mundo], una obra que explora las interioridades de dos hermanas mellizas con una agudeza y una exactitud insólitas en la literatura catalana. Este otoño dos mujeres del mundo del arte convierten Montjuïc en la montaña del surrealismo. La exposición sobre Lee Miller toma el relevo a la muestra de Gala, musa, esposa, secretaria y marchante de Salvador Dalí, dos mujeres que brillan por fin con luz propia más allá de los hombres a los que sirvieron.

Temáticas relacionadas