Parque del Clot

Volver

  • Parc del Clot - Maig 2015
  • Parc del Clot - Maig 2015
  • Parc del Clot - Maig 2015
  • Parc del Clot - Maig 2015
  • Parc del Clot - Maig 2015

El parque del Clot es un buen ejemplo de la integración de elementos arquitectónicos preexistentes en un espacio verde. Los grandes muros del antiguo taller de RENFE ornamentan y ordenan buena parte del parque, que ofrece usos muy variados.

El parque lo forman cuatro partes muy diferentes entre sí: un largo paseo y tres grandes espacios con diferentes usos. Lo cierto es que este parque contiene elementos que favorecen la sensación de conjunto y de continuidad.

Historia

El parque del Clot surge como consecuencia del soterramiento de las vías de ferrocarril que conducían a los trenes a los talleres de RENFE, inaugurados en 1858, y que lógicamente también cerraron sus puertas.

Vías y talleres representaron, durante más de un siglo, una frontera en Sant Martí, ya que separaban sus dos centros neurálgicos: el mercado y el Ayuntamiento. La creación del parque permitió conectarlos y también comunicar la avenida Meridiana y la Gran Via de les Corts Catalanes.
El parque se proyectó en 1986 según el diseño de Daniel Freixa y Vicent Miranda. El tándem Freixa-Miranda optó por conservar parte de las estructuras de la antigua fábrica que anteriormente habían formado parte de la estación de tren del Clot y de los talleres de reparaciones del ferrocarril. Estas estructuras se han integrado en el parque, dotándolo de singularidad. Los restos constructivos, muros, ventanas, arcos y la chimenea delimitan los diferentes espacios. Algunos de estos vestigios han sido también integrados en la gran plaza rodeada de gradas y donde se ubican las pistas deportivas.

Biodiversidad

Las palmeras datileras (Phoenix dactylifera) y los plataneros (Platanus x hispanica) forman hileras de un extremo al otro del paseo paralelo a la calle de los Escultors Claperós, y la hiedra trepa por los muros del antiguo taller de RENFE.
En la zona que se extiende desde el Punto Verde que hay en el parque y el espacio polideportivo central, abundan, sobre todo, pinos piñoneros (Pinus pinea) y encinas (Quercus ilex). También encontramos sóforas (Sophora japonica), acacias de hoja azul (Acacia saligna), almeces americanos (Celtis occidentalis) y chopos del Canadá (Populus x canadensis).
Un par de hileras de cipreses (Cupressus sempervirens) delimitan el espacio que conecta la Gran Via de les Corts Catalanes con el mercado y la avenida Meridiana. En un lado, el pasillo se ensancha en una plaza con naranjos amargos (Citrus aurantium).
La zona entre la explanada polideportiva y la calle del Municipi es rica en arbustos, como la adelfa (Nerium oleander), el pitósporo (Pittosporum tobira), el aligustre arbóreo (Ligustrum lucidum), el laurel (Laurus nobilis) y la lantana (Lantana camara). En cuanto a los árboles, los pinos piñoneros comparten espacio con los palo rosas (Tipuana tipu), un pimentero falso (Schinus molle) y un gran ejemplar de parkinsonia (Parkinsonia aculeata), un par de cipreses muy altos y los sauces llorones (Salix sp.), entre otras especies.

Paisajismo y diseño

En su estructura es determinante el corredor formado por una sucesión de grandes marcos metálicos de color blanco, que empieza en el extremo más próximo al Punto Verde. A ambos lados de este nexo de comunicación interior hay pequeños muros que separan las zonas de paso de las de descanso y de juego infantil.
Cuando el corredor llega a la zona deportiva que hay en medio del parque, se convierte en un paso elevado que discurre por encima de una gran explanada con graderías, canastas de baloncesto y porterías para jugar a fútbol. El pasadizo culmina en los montículos de césped repletos de árboles y arbustos, que empiezan cuando se acaba el hormigón.
Esta es la parte con más aire de jardín del parque, con pequeñas elevaciones del terreno cubiertas de césped y rodeadas por caminos de sablón, donde crecen árboles y grandes masas de arbustos, todo muy copioso. En un lado hay un lago y unos cuantos muros del antiguo taller de RENFE, con una canalización en la parte superior que esparce el agua en densas cortinas, como una cascada. En una zona protegida por la sombra de los pinos, los muros del antiguo taller rodean las pistas de petanca y, en otro rincón, más soleado, forman una especie de templete que cobija una escultura.

Arte y arquitectura

Los elementos arquitectónicos son muy importantes en este parque. Se trata de los altísimos muros con grandes arcadas de los antiguos talleres de RENFE que hay repartidos por todo el espacio. Buena parte de los que formaron parte de la fachada configuran hoy uno de los elementos más espectaculares del parque: un acueducto de unos 25 metros de longitud situado dentro de un lago y que finaliza con un salto de agua.
En el interior de una especie de templete de planta cuadrada, formado también por muros del antiguo taller de RENFE, está la escultura Rites of spring (Ritos de primavera), del escultor norteamericano Bryan Hunt (1986). Se trata de la representación de un salto de agua de más de 4 metros de altura hecho en bronce. Está situado dentro de un estanque y lo completa un pequeño surtidor con forma de piña, también de bronce, ubicado en un estanque circular que hay delante de la glorieta.

Las fuentes ornamentales también son un elemento destacable, la Pinya y la Cascada. Esta segunda fuente, situada en el lateral del parque tocando a la calle de los Escultors Claperós, ha sido totalmente restaurada durante la última rehabilitación del parque en la que se han renovado los pavimentos y la jardinería del espacio. La otra fuente, la fuente de la Pinya, es uno de los elementos que da identidad al espacio y también ha sido totalmente restaurada.

Traductor de google :
Dirección
Escultors Claperós, 55*63

Teléfono

#:
010

Comparte este contenido