Más espacio para pasear, pedalear y desplazarse en transporte público

Durante los meses de la crisis sanitaria por la COVID-19 se impulsaron distintas medidas municipales para fomentar la movilidad sostenible y garantizar la distancia de seguridad. A partir de septiembre se pondrán en marcha más actuaciones para seguir incrementando el espacio público para los peatones y ampliar los carriles bus y los corredores bici. También se mantienen 34 de las 60 calles delimitadas como itinerarios seguros temporales que se abrieron durante el desconfinamiento y algunas, como la Vía Laietana, se incorporarán al programa “Abrimos calles”, que se reactivará en otoño.

02/07/2020 10:34 h

Ajuntament de Barcelona

La inversión municipal para incrementar los espacios para desplazarse a pie y en bici y la red de bus de la ciudad será de 2,17 millones de euros, y el espacio para los peatones aumentará con:

  • La ampliación de las aceras, un total de 2.850 metros cuadrados, en la ronda de la Universitat y la calle de Pelai.
  • El ensanchamiento del espacio para los peatones en el cruce de las calles de Rocafort y del Consell de Cent, con 17 metros cuadrados de espacio verde, mobiliario y elementos de juego.

Para mejorar la red de bus se realizarán actuaciones en los accesos de las estaciones de Sants, del Nord y de Sant Andreu Arenal y se efectuarán cuatro actuaciones en carriles bus:

  • Avenida de Esplugues: creación de un carril bus de entrada a la ciudad.
  • Avenida Diagonal, de Pius XII a Zona Universitària: creación de un segundo carril bus de salida de la ciudad.
  • Avenida Diagonal, de la plaza de Francesc Macià a la calle de Sardenya: ampliación de los carriles bus en ambos sentidos.
  • Gran Via de les Corts Catalanes, de paseo de Gràcia a la calle de la Marina: creación de un segundo carril bus en el tronco central.

Se habilitarán 8 kilómetros más para ir en bici. En concreto:

  • Un carril bici unidireccional en el lateral de mar de la calle de Aragó, de 4,8 kilómetros.
  • Dos corredores bici en ambos sentidos en el paseo de la Zona Franca, de 1,6 kilómetros por sentido.

Se mantienen más de treinta itinerarios seguros

Durante la crisis de la COVID-19 se ha actuado en más de 500.000 metros cuadrados de espacio público para poder pasear y hacer deporte con una distancia de seguridad suficiente. Son itinerarios seguros que garantizan una anchura de paso de un mínimo de 4 metros y que facilitan el acceso a equipamientos como mercados, centros sanitarios o parques. Después de evaluar los itinerarios más utilizados, se mantendrán 34 de los 60 que se abrieron y en ellos se restringirá la circulación de vehículos durante unas horas al día.

“Abrimos calles” vuelve en otoño

A partir de septiembre, los fines de semana se volverá a cortar el tráfico en diferentes vías principales para destinar el espacio a la ciudadanía. Todos los fines de semana se cortará la circulación en la Vía Laietana y los ejes de la Creu Coberta-Sants y del paseo de Sant Joan-Pi i Margall. Además, un fin de semana al mes se abrirán al vecindario Gran de Gràcia y el eje de Fabra i Puig-Onze de Setembre y un fin de semana por trimestre se cortará el tráfico en la calle de Aragó.

La iniciativa “Abrimos calles” se puso en marcha el 1 de febrero en la calle Gran de Gràcia y en la Vía Laietana, que se llenaron de vecinos y vecinas.

Acciones aplicadas durante la desescalada

Para fomentar la movilidad sostenible durante el desconfinamiento, el Ayuntamiento de Barcelona puso en marcha diferentes acciones para aumentar en 30.000 metros cuadrados el espacio para los peatones: pacificó y cerró al tráfico diferentes vías, aumentó en 21 kilómetros los corredores bici y realizó 17 actuaciones para reforzar la red de bus en la ciudad. Durante este periodo se han abierto cerca de sesenta itinerarios seguros en vías secundarias de Barcelona, se han liberado aceras de motos aparcadas y se ha cortado el tráfico durante los fines de semana en calles y avenidas principales.

Etiquetas asociadas a la noticia

Noticias relacionadas