Barcelona Cultura
Pasar al contenido principal
Exposicions

Exposiciones

¡Fantásticos!

Fantàstics!

Muestra de bestiario festivo y fantástico
Palau de la Virreina (La Rambla, 99)
Del 1 al 8 de febrero, de 10.00 a 20.00 h, y el 9 de febrero, de 10.00 a 15.00 h

El Bestiario Festivo

El bestiario festivo y popular es uno de los protagonistas más emergentes de la cultura tradicional. En los últimos años, la creatividad y la imaginación en la construcción de bestias de fuego ha superado a las múltiples expresiones del monstruo más clásico: el dragón.

Esta muestra presenta una serie de bestias fabulosas, tanto barcelonesas como venidas de todo el país, fruto de la imaginativa interpretación contemporánea de las leyendas y las mitologías e, incluso, de las creaciones inspiradas en el cómic y en la literatura y el cine fantástico y de terror.

Pasa y admira una selección de las bestias festivas más irreverentes y peligrosas que, a partir de los años noventa, han desafiado los modelos clásicos de nuestras fiestas para enriquecerlas.

El bestiario festivo es el conjunto de figuras de desfile o de entremés con forma de animal, más o menos fantástica, con significación simbólica diversa y fijada según la bestia y con una función bien determinada dentro de la fiesta.

Los animales, reales o imaginados, a lo largo de nuestra historia han sido presentados de maneras diversas y estereotipadas como símbolos de nuestros sentimientos y creencias.

Las diversas influencias culturales que construyen nuestra tradición dotan a los animales de personalidad y simbología; se crean bestias fabulosas y se hace del bestiario objeto de mitos, leyendas y significados sobrenaturales.

Las tradiciones simbólicas fueron reinterpretadas por la Iglesia, que, a partir del siglo xiv, cuando construía la procesión del Corpus con la intervención de entremeses de episodios bíblicos y de vidas de santos, encontraba la dificultad en hacer participar a animales vivos y en reproducir animales mitológicos.

De esta manera, los entremeses y las representaciones procesionales incorporaron sencillos elementos escenográficos que, figurando bestias, eran construidos con carcasas de madera cubiertas de ropa o de piel.

Con el paso de los años, las figuras del bestiario, con esculturas mucho más esmeradas y sometidas a su protocolo particular, se convirtieron —junto con otros elementos de imaginería— en uno de los referentes sociales de ostentación en las celebraciones religiosas y las solemnidades civiles.

El Lleó, la Mulassa, el Bou, la Víbria, el Drac, los Cavallets y, sobre todo, la Àliga intervienen en los entremeses como personajes que, poco a poco, toman personalidad propia y se incorporan al panorama festivo catalán con una función específica muy bien definida dentro de la fiesta.

 

El Bestiario Fantástico

En el último cuarto del siglo xx, con la recuperación de la democracia, la calle se convirtió en el espacio idóneo para la expresión popular de la fiesta y de relación social y cultural.

Fue entonces cuando se puso la mirada en las raíces culturales y populares y se «reinventaron» modelos festivos utilizando los criterios y elementos clásicos —como el bestiario—, dándoles un nuevo rol en la celebración y la fiesta.

En los primeros años de este nuevo periodo, la construcción de bestiario festivo se limitó prácticamente a la creación de dracs —con varias interpretaciones de la figura— y a la recreación de bestias históricas y protocolarias.

Fue a partir de los años noventa del siglo xx cuando se aplicó la imaginación en el diseño y la construcción de las figuras de bestias festivas y, con el espíritu de vincular las nuevas piezas a las singularidades locales, aparecieron todo tipo de bestias corrientes y fantásticas que enriquecieron el panorama festivo.

La innovación en la creación de nuevas figuras es la fuente de inspiración de los jóvenes constructores y de los colectivos portadores que, predeterminando la función que la nueva pieza debe tener en la fiesta, rehúyen los modelos estereotipados y clásicos.

Actualmente, el bestiario festivo y popular es uno de los ámbitos más emergentes de la cultura tradicional y, de esta manera, en los últimos veinte años, la creatividad y la imaginación en la construcción de nuevas bestias de fuego ha superado las múltiples expresiones existentes del monstruo más clásico: el Drac.

Esta muestra presenta una serie de bestias fabulosas, tanto barcelonesas como venidas de otras poblaciones del país. Son figuras de bestia fruto de la imaginativa interpretación contemporánea de las leyendas y las mitologías e, incluso, de la creatividad inspirada en el cómic, la literatura y el cine fantásticos y de terror.

Participan Atzeries de Gràcia, Bretolàs de Sant Andreu del Palomar, Nèbula e Hydros de la Trinitat Vella, Tolc del Clot, la Bèstia de Parets del Vallès, Magnafoc de Vilobí del Penedès, Nyctalus de Albinyana, Grafus de Tortosa y Maxtord de Tordera.

© Xavier Cordomí

 

Laies, las gigantas

Laies les gegantes

Del 10 al 11 de febrero, de 10.00 a 20.00 h, y el 12 de febrero, de 10.00 a 18.00 h

La gegantona Laia, Laia y Laieta de la plaza Nova, Laia de los Gigantes del Pi, Lola del Raval o Maria la Neta de la Barceloneta, entre otras gigantas, y solo gigantas, del casco antiguo, se reúnen en el Palau de la Virreina para reivindicar a Santa Eulàlia como patrona de Barcelona y rendir homenaje a todas las barcelonesas. El miércoles 12, día de Santa Eulàlia, desfilarán juntas en el paseo y el baile de las Laies.

 

XVIII Muestra de Gegantons de las colles de la Coordinadora y XVI Muestra de Gegantons y otros elementos de escuela

Patio Manning-CERC (calle de Montalegre, 7)
Inauguración: sábado, 1 de febrero, 17.30 h
Del 2 al 7 de febrero, de 10.00 a 19.00 h

La tradicional muestra presenta las figuras infantiles creadas a lo largo de los años por las colles geganteres, las escuelas de Barcelona y otras poblaciones que participan en esta iniciativa de la Coordinadora de Geganters de Barcelona, con el objetivo de fomentar la participación de los niños y niñas en el mundo geganter. El sábado, 8 de febrero, a las 11.00 h, desfilarán en pasacalle por las calles de la ciudad.