Derechos culturales

Si bien durante el siglo XX el derecho a la salud y a la educación fueron las políticas clave para contribuir a la igualdad de las personas, en el siglo XXI las políticas culturales deben contribuir de una manera esencial a la lucha contra la desigualdad y a la ampliación de los derechos y las oportunidades de la ciudadanía.  

La necesidad de incorporar con más determinación las prácticas artísticas en el sistema educativo, la importancia creciente del conocimiento en las dinámicas de innovación o la conexión entre los avances científicos y la vida cultural en sus manifestaciones diversas son elementos fundamentales para favorecer más equidad e igualdad de oportunidades en la sociedad actual. Los vínculos entre cultura y educación, cultura y tecnología, cultura e innovación y cultura y ciencia son hoy nuevos campos estratégicos que hay que impulsar desde la política cultural de Barcelona para profundizar en su vida democrática. 

El año 2020 ha estado marcado por la pandemia del coronavirus, que ha tenido un impacto evidente en todas las esferas de la vida. La situación sanitaria ha evidenciado la precariedad de muchos trabajadores y trabajadoras culturales, faltos de mecanismos de protección suficientes, y ha provocado una gran incertidumbre sobre el futuro de muchos proyectos públicos y privados. Para paliar esta situación, el Ayuntamiento de Barcelona ha creado tres planes de choque que ha dotado de un presupuesto global de 9,5 millones de euros para apoyar a los sectores culturales a corto plazo, pero también para abordar algunas de las dificultades estructurales que estos arrastran y, al mismo tiempo, facilitar el acceso de la ciudadanía a la vida cultural.

¿Quieres saber qué son los derechos culturales?  

Haz clic aquí