Plan de gobierno

Barcelona se suma al debate internacional sobre los derechos culturales con un plan de ciudad específico y pionero, que lidera el aterrizaje municipalista de esta estrategia global. Este plan incorpora un marco de reflexión político ambicioso y una serie de medidas de gobierno y acciones innovadoras, vinculantes y operativas. El plan busca abrir camino hacia un reconocimiento formal de los derechos culturales en el ámbito internacional desde la práctica municipalista, con voluntad de crear discurso y fomentar la aparición de iniciativas similares.

Hoy más que nunca, es necesario que la ciudad de Barcelona se dote de una política cultural fundamentada en los derechos culturales y que tenga el acceso, las prácticas culturales, la innovación, la gobernanza democrática, el reconocimiento de la diversidad, la creatividad, la producción cultural y el fortalecimiento comunitario con la ciudadanía y los agentes sectoriales como consideraciones centrales de su implementación.

El Ayuntamiento invertirá un presupuesto de 68,7 millones de euros en el despliegue del programa de acciones previstas hasta el 2023.