Fiestas de la Mercè

Fechas de celebración

Dates de celebració

En torno a la festividad de la Mare de Déu de la Mercè

Día: 24 de setiembre

Descripción

Las fiestas de La Mercè, patrona de Barcelona, se celebran cada año alrededor del 24 de setiembre en las plazas y calles de toda la ciudad.

Es una fiesta breve pero intensa, repleta de actividades de cultura popular muy diversas y para todas las edades. Entre otros actos, destacan la mañana de fiesta mayor, la cabalgata de La Mercè, el gran correfoc, el paseo de gigantes y enanos, las festividades castelleres, los bailes y las danzas llegadas de toda Cataluña, etcétera. Tienen una fuerte presencia los pasacalles de todo tipo, unos de los actos tradicionales más antiguos de la ciudad, emparentados con las procesiones de Corpus que ya encontramos documentadas en los siglos XV y XVI.

Motivo

La fiesta rinde homenaje a la patrona de Barcelona, a quien se atribuyen unos cuantos milagros vinculados a la ciudad. Se explica que el 24 de setiembre de 1218 la Mare de Déu de la Mercè se apareció simultáneamente al rey Jaime I, a san Pedro Nolasco y a san Raimundo de Penyafort y les encomendó que instituyeran una orden religiosa para rescatar a los cristianos rehenes en tierras sarracenas. También siglos más tarde, en 1687, Barcelona fue atacada por una plaga terrible de langosta y el pueblo invocó la protección a la Mare de Déu de la Mercè. Cuando pasó la plaga, la proclamaron patrona de la diócesis, aunque no lo fue de manera oficial hasta 1868, con el papa Pío IX.

Orígenes

En 1868 Barcelona empieza a celebrar fiestas religiosas y populares en honor de la Mare de Déu de la Mercè, en torno al 24 de setiembre. Con todo, esta celebración vive momentos de plenitud y de decadencia en el último tercio del siglo XIX. En el año 1902, con un gobierno municipal catalanista y conservador, se organiza, por primera vez, una gran fiesta mayor que pretende mostrar la diversidad folclórica del país con diversas expresiones de la cultura popular, muchas de las cuales habían desaparecido en la ciudad: bailes de bastones, de diables, muestras de gigantes y bestiario, castellers, sardanas, etcétera.

Los enfrentamientos constantes entre los partidarios de una fiesta religiosa y conservadora y los que defendían una fiesta laica, con cabalgatas folclóricas, calles engalanadas, bailes y espectáculos pirotécnicos, hicieron que la celebración se debilitara mucho entre los años veinte y treinta del siglo pasado. Y después de la guerra de 1936-1939, adoptó un cariz de exaltación nacional católica y social del franquismo más estricto. En los años sesenta se empezaron a incluir algunas muestras folclóricas.

Las fiestas de La Mercè, tal y como las conocemos hoy, nacen con la democracia, cuando el Ayuntamiento de Barcelona decidió transformar totalmente la fiesta mayor de la ciudad en una celebración en la que las muestras de cultura popular y la ciudadanía tomaran la calle de manera lúdica. Por eso encomendó la tarea de diseñar la fiesta a un grupo reducido de activistas culturales, que tomó como modelo las celebraciones tradicionales de villas vecinas que todavía se mantenían, sobre todo del Garraf y el Penedès. Los barceloneses aceptaron con entusiasmo este modelo festivo, que se ha ido consolidando durante los últimos treinta años.

Paralelamente a esta maniobra de recuperación de la fiesta, han ido surgiendo en la ciudad colectivos de portadores de gigantes, bestiario, bastoners, castellers, diables, formaciones de música tradicional, etcétera. Poco a poco, se han ido recuperando danzas, rituales y figuras que hoy ya son imprescindibles de la fiesta.

¿Sabías que...?

Sabies que...

El séquito popular de Barcelona es la plasmación del proyecto de búsqueda de unos referentes barceloneses, singulares, históricos y propios que tienen una función simbólica dentro de la fiesta. Se constituyó en 1993 y está formado por la imaginería festiva municipal -el Àliga de la Ciudad y los Gigantes de la Ciudad-, figuras históricas como los Gigantes del Pi y figuras recreadas a partir de documentación histórica: los Gigantes de Santa Maria del Mar, el bestiario histórico de Barcelona -el Lleó, la Mulassa, el Bou, la Víbria, el Drac de Ciutat Vella, los Cavallets Cotoners y la Tarasca o Cuca Fera- y los cabezudos Maceros. El séquito, con un protocolo que regula las salidas y las actuaciones, tiene una presencia importante en las fiestas de La Mercè porque participa en el séquito inaugural, el Toque de inicio y el Séquito de Autoridades.

Sobre la festividad

Actos por destacar

Séquito inaugural. Las fiestas de La Mercè empiezan con dos actos simultáneos: el pregón, leído en el Saló de Cent del Ayuntamiento, y un desfile solemne del séquito popular de Barcelona, conocido como séquito inaugural, que tiene lugar por las calles de Ciutat Vella el primer día de la fiesta a las siete de la noche. Durante el recorrido, los Ministrers del Camí Ral interpretan el Toc d'inici, una pieza inspirada en la melodía de la popular "Cançó de Barcelona".

El Toc d'inici. El Toc d'inici es el acto que se organiza en la plaza de Sant Jaume después de la lectura del pregón y del séquito inaugural. Empieza con la melodía que lleva el mismo nombre, con la que todas las piezas de imaginería festiva que forman parte del séquito popular de Barcelona se colocan en medio corro rodeando la plaza. Después, cada elemento sube individualmente al escenario engalanado para representar su baile, con la música y la coreografía propias. Al acabar, los Ministrers del Camí Ral interpretan la última melodía del acto: el Toc final.

Xambanga. En la víspera de La Mercè, las colles geganteres de la ciudad trasladan las figuras desde el lugar donde se encuentra la muestra de gigantes hasta el patio del Ayuntamiento, de donde al día siguiente saldrá el pasacalle. Con el fin de amenizar este paseo, los gigantes se disfrazan y compiten entre ellos para ver quién va más original. 

Las madrugadas de los grallers. Es el desfile de grallers provenientes de colles de diables y de los Gigantes de la Ciudad que tiene lugar el día 24 a las ocho de la mañana. Circulan por las calles del centro antiguo haciendo sonar el Toc de matinades, que invita a los ciudadanos a levantarse bien temprano para poder disfrutar de todos los actos de la fiesta.

Galejades de trabucaires. A las diez de la mañana de la festividad de La Mercè, un pasacalle hace retumbar los trabucos desde la Catedral hasta la plaza de Sant Jaume. Participan las cuatro colles de trabucaires de la ciudad: la de Perot Rocaguinarda, la de Sant Andreu de Palomar, la de Sant Antoni y la de Gràcia.

Los bailes y el paseo de gigantes y enanos. Acto geganter que se celebra la mañana de la festividad y que consta de dos partes: en la primera, los gigantes barceloneses, que han hecho noche en el Ayuntamiento, salen a la plaza y hacen una plantada para iniciar la Mañana Gigante. Después, en la misma plaza, se organiza la muestra de bailes de gigantes, donde cada pareja de gigantes o gigantones con música y coreografía propias, si quiere, interpreta su baile. La segunda parte del acto es el paseo de gigantes y enanos, un desfile que se organiza al mediodía por las calles del barrio Gòtic y que lleva las figuras hasta un lugar próximo al inicio de la Cabalgata de La Mercè, que será por la tarde.

Séquito de Autoridades. En el día central de la fiesta, después de la misa de fiesta mayor en la basílica de la Mare de Déu de La Mercè, algunas colles castelleres locales levantan los pilares de honor. Acto seguido, tiene lugar el Séquito de Autoridades, en el que una comitiva formada por la Banda Municipal de Barcelona, el séquito popular de Barcelona y las colles castelleres participantes acompañan las autoridades a la plaza de Sant Jaume.

Los bailes del Àliga de la Ciudad y los Gigantes de la Ciudad. Cuando el Séquito de Autoridades llega a la plaza de Sant Jaume y el alcalde se sitúa en el balcón del Ayuntamiento, el Àliga de la Ciudad y los Gigantes de la Ciudad hacen los respectivos bailes, con la música representada por la Banda Municipal de Barcelona. Este momento es considerado el más simbólico de la fiesta.

Las festividades castelleres. Dentro de las fiestas de La Mercè, las colles castelleres locales y algunas otras invitadas protagonizan dos actos. Por una parte, lo que se llama la festividad castellera de La Mercè (o de colles locales), el día 24 en la plaza de Sant Jaume, que cuenta con la participación de todas las colles barcelonesas. Por otra parte, el domingo más próximo a la festividad se organiza la festividad castellera de colles invitadas, en las que participan dos colles de gama alta de fuera y la colla Castellers de Barcelona, que es la anfitriona de la jornada.

La Cabalgata de La Mercè. Espectáculo itinerante que constituye el acto central de las fiestas de La Mercè. En el curso de los años ha ido cambiado de nombre y de formato, pero se ha mantenido desde las primeras décadas del siglo XX. Desde 1986, se encarga la Coordinadora de Geganters de Barcelona, y los gigantes son el elemento de imaginería festiva protagonista del desfile. Tiene lugar a las seis de la tarde de la festividad de La Mercè, en un gran espacio central de la ciudad.

El correfoc. Uno de los actos más esperados de las Fiestas de La Mercè es el correfoc, una de las exhibiciones pirotécnicas más espectaculares del país. El acto se divide en dos partes. Primero, después de la tamborrada, aparece el personaje dramatizado del Mascle Cabró, que lee unos versos satíricos. Acto seguido, tiene lugar la ceptrotada, que consiste en el encendido conjunto de los ceptrots, horcas y estandartes más espectaculares de cada colla, que son los que pueden cargar más pirotecnia. Después, se da paso a la segunda parte del espectáculo: el encendido de la Porta de l'Infiern, una estructura cargada de fuego. Cuando se apaga el fuego, la puerta se abre y salen los diables, los dragones y las bestias de fuego, que inician un recorrido por las calles más céntricas de la Ciutat Vella.

El paseo de bestias. La noche antes del correfoc, las bestias más emblemáticas de la ciudad hacen un desfile nocturno sin fuego que sirve de clausura de la exposición del bestiario de fuego que hay en el vestíbulo del Ayuntamiento. Es una buena fórmula para que todo tipo de público pueda disfrutar de los dragones y bestias de la ciudad de manera tranquila, con el acompañamiento de percusión de cada una.

Baile de bastons: Mañana bastonera. Barcelona cuenta actualmente con nueve colles de bastoners, que también tienen un espacio dentro de la fiesta mayor. El sábado por la mañana se organiza una muestra de bailes de bastons en la que participan todas las colles de la ciudad y a veces alguna invitada. A mediodía organizan un pasacalle de bastoners, y se desplazan bailando hasta otro espacio central de la fiesta, donde tiene lugar una última muestra para cerrar la Mañana Bastonera.

MercèDansa. Es una muestra de danzas vivas constatadas y documentadas de las comarcas del Principado, la Cataluña Norte y la Franja de Poniente. La MercèDansa es organizada por el Esbart Català de Dansaires y consta de dos partes: una en la que se presentan todos los bailes y otra en la que se enseña al público a bailarlos.

Elementos de interés

Elementos de interés

El galop de La Mercè es un baile exclusivo de las Fiestas de La Mercè. La melodía es un encargo que hizo el Servicio de Fiestas a Jesús Ventura i Barnet para que la fiesta de la patrona barcelonesa tuviera un baile propio. El galop de La Mercè es una pieza interpretada por una cobla de sardanas que se baila el domingo de la fiesta en la plaza de Sant Jaume y como clausura de la MercèDansa. Es una danza abierta a todo el mundo y, para bailarla, la organización distribuye pañuelos entre los participantes.

Información complementaria

Organizadores

Ayuntamiento de Barcelona.

Materiales

Protocol festiu de la ciutat de Barcelona. Ayuntamiento de Barcelona. Instituto de Cultura.