Jardines de Rodrigo Caro

Volver

  • None
  • None
  • None
  • None
  • None

Los jardines de Rodrigo Caro contienen una amplísima muestra de la vegetación de las diferentes regiones de clima mediterráneo de todo el planeta, sobre todo, la arbustiva. A diferencia de otros espacios verdes de la ciudad, aquí las agrupaciones no se ordenan generando fitoepisodios o espacios naturales que recreen los paisajes de cada área geográfica de clima templado, sino que las plantas están dispuestas a lo largo de los taludes, de manera que se adaptan al perfil y a la orografía empinada del solar.

Encontraremos hasta ochenta especies diferentes de plantas aromáticas, vivaces, gramíneas y diecinueve especies arbóreas.

Historia

Los taludes ajardinados de Rodrigo Caro han permitido la rehabilitación de un solar donde había una fuente natural, en medio de una zona ruderal junto a la sierra de Collserola y muy visitada por los vecinos del barrio de las Roquetes. De hecho, gracias a la insistencia de los vecinos se consiguió recuperar este espacio.
El jardín se ha convertido en una curiosa suma de exotismo, por el origen de las plantas, ya que las hay procedentes de Chile, Sudáfrica o Australia. Cerca de plantas que provienen de la región de Perth (Australia), también crecen los geranios que han plantado los vecinos de las casas adyacentes. Son flores plantadas en tiestos caseros, sobre los muros de gaviones que separan los jardines de los patios de las casas adyacentes. Estos tiestos, ahora ya integrados en los jardines, condensan el espíritu de todo el barrio y de su comunidad. Un vecindario muy activo que hizo de la consecución de estos jardines uno de sus objetivos.

Biodiversidad

Si accedemos por la parte baja de los jardines, nos reciben las diferentes variedades de romero de jardín ( Rosmarinus officinalis, ‘Capdepera’, ‘Boule’ y ‘Manacor’).
El romero crece cerca de los lirios, de los que también hay una serie de especies diferentes como el Iris germanica, el Iris lutescens, el Iris pallida, las Dietes grandiflora y las gramíneas, como la Stipa tenuissima, con una crin de hojas parecida a una melena.
Rodrigo Caro tiene hasta diecinueve especies diferentes de árboles. El primer ejemplar que encontraremos es un árbol del paraíso u olivo de Bohemia ( Elaeagnus angustifolia). A su lado crecen también matas de salvia ( Salvia officinalis, microphylla y fruticosa) y diferentes colecciones de jaras o estepeas ( albidus, salvifolius, pulvurentus, purpureus y skanbergii). Aquí y allá encontraremos matas de retama ( Genista linifolia, Genista florida y Genista valentina) y agrupaciones de santolina ( Santolina chamaecyparissus), siemprevivas del monte ( Helichrysum italicum) y orégano ( Origanum vulgare), así como matas de tomillo conocidas y extrañas ( Thymus vulgaris, Thymus ciliatus, Thymus mastichina) y la también mediterránea espina de Cristo ( Paliurus spina-christi). Además, hay nísperos ( Eriobotrya japonica), granados de flor doble ( Punica granatum), un membrillo ( Cydonia oblonga) e higueras ( Ficus carica), bajo los cuales encontramos gramíneas como el lisum, la nasella, conocida como esparto ( Nassella tenuissima), el albardín ( Lygeum spartum) o un primo hermano del berceo ( Stipa gigantea) que crecen cerca del madroño ( Arbutus unedo). Todo el arbolado que rodea Rodrigo Caro son encinas ( Quercus ilex), que también encontraremos en el interior de los jardines ( Quercus ilex y Quercus suber), cerca de pinos (Pinus pinea y Pinus halepensis), lentiscos ( Pistacia lentiscus), cornicabras ( Pistacia terebinthus ) y adelfas ( Nerium oleander).
También hay varias Erigeron karvinskianus, oriunda de México y Centroamérica, que se llenan de flores muy parecidas a las margaritas por la forma. Entre las rarezas, una flor australiana de color violeta y con un intenso olor… a ajo. Es la Tulbaghia violacia, popularmente conocida como ajo silvestre de Sudáfrica, de la que en los jardines hay dos versiones. Es una planta muy resistente a la sequía, como el salado blanco ( Atriplex halimus), hasta el punto que puede crecer en taludes cerca del mar.
También destacan por su resistencia la colección de estepas o phlomis del jardín, como la oreja de liebre ( Phlomis fruticosa), la candilera ( Phlomis italica) y el matagallo ( Phlomis purpurea).
El arbolado de la zona alta del jardín lo forman algarrobos ( Ceratonia siliqua), tamarindos ( Tamarix gallica y pentandra) y, entre los arbustos, sabinas ( Juniperus phoenicea), brezos ( Erica multiflora), mirtos ( Myrtus communis) y una nueva especie de romero ( Rosmarinus postratus) que tiene la particularidad de crecer en matas rizadas tapizantes.

En lo alto del recinto encontramos, también, olivos ( Olea europaea) y, cerca de la valla y por todo el recorrido, labiérnago blanco ( Phillyrea angustifolia) y cáñamo de Nueva Zelanda ( Phormium tenax).

Paisajismo y diseño

Lo que le da la categoría de colección es que de los jardines de Rodrigo Caro se obtienen las semillas de algunas especies para proveer el vivero de Tres Pins.
De Rodrigo Caro salió uno de los céspedes resistentes, el Zoysia tenuifolia, conocido también como césped aterciopelado de Corea. En los jardines lo encontramos extendido y lozano bajo unos ejemplares de árbol del amor ( Cercis siliquastrum) y de sóforas ( Stiphnolobium japonicum).
Los jardines son un laboratorio de pruebas. Algunas especies se adaptan y otras no. Así, la pata de canguro ( Anizoganthus flavidus), oriunda de Australia, y sus flores aterciopeladas y de color rojo o las plantas sudafricanas, como el romero sudafricano y el romero de Ciudad del Cabo ( Eriocephalus africanis y Eriocephalus capensis), son buenos ejemplos. Barcelona ha recuperado la presencia de esta planta africana, ya que el Eriocephalus había desaparecido. Otra planta que vuelve a introducirse en los jardines, después de haber desaparecido de la jardinería ornamental, es el olivillo ( Cneorum tricocon).

Arte y arquitectura

Proponemos visitar estos jardines en sentido ascendente, desde abajo hasta arriba, siguiendo siempre el trazado de las rampas del jardín. Así, mientras vamos subiendo, los taludes van quedando a la altura de los ojos del visitante y se presentan frontalmente.
El jardín también dispone de un recorrido que parte de la zona alta, para visitar los jardines en sentido descendente. Es una opción válida especialmente para las personas con movilidad reducida. Para llegar, hay un ascensor que sube hasta lo alto de la colina y que salva todos los desniveles de los jardines desde la calle de Alcàntara hasta la calle de Llobera. Antes de subir, sin embargo, no debemos olvidarnos de disfrutar de la vista panorámica sobre Barcelona desde la zona alta de la colina de las Roquetes.

Traductor de google :
Dirección:
C Artesania, 79*LB
Distrito:
Nou Barris
Barrio:
les Roquetes
Ciudad:
Barcelona
Titularitat:
Centro público

Horarios

Secciones de este equipamiento

Dirección
C Artesania, 79*LB

Comparte este contenido