Tradicional y moderna: todas las caras de La Habana, en La Mercè

La Mercè acoge finalmente a La Habana como ciudad invitada. La Fiesta Mayor de Barcelona estará este año bañada de manifestaciones de cultura tradicional de la capital cubana, pero también de las muestras de creación cultural más contemporáneas.

La Habana no es una ciudad unidimensional, sino que incluye muchas realidades de una riqueza sorprendente. Todas estarán presentes en una Mercè que pone el foco en la cultura tradicional de la isla y en la influencia que ha tenido en la otra orilla del Atlántico, pero también en las muestras más novedosas y modernas de la creación, sea en forma de danza o de artes plásticas.

La capital cubana tenía que ser la ciudad invitada en la edición del 2020 de la fiesta mayor, pero las condiciones sanitarias a causa de la COVID-19 hicieron necesario aplazar la participación de la ciudad de La Habana —que acaba de celebrar su 500 aniversario— en La Mercè. Este año, la capital cubana estará muy presente en una fiesta en la que podremos disfrutar de unas propuestas culturales que, a pesar de las diferencias evidentes con las propuestas nacidas en Barcelona, dejan clara la existencia de una visión común en materia de cultura, creatividad y arte. La presencia este año de la capital cubana en los actos festivos de La Mercè serán una muy buena oportunidad para seguir fortaleciendo los lazos con Barcelona, en general, y con las industrias culturales de nuestra ciudad, en particular.

Las dos ciudades han tenido una historia compartida. Y si muchos catalanes viajaron a La Habana (y, en general, a Cuba) durante el siglo XIX, su retorno como indianos llenó la geografía y la sociedad catalana de muestras de una cultura, la cubana, que aun su lejanía no nos resulta en absoluto ajena.

No es extraño que, desde 1993, La Habana y Barcelona sean ciudades hermanadas. La hermandad se produjo por el interés mutuo de las dos ciudades de impulsar proyectos conjuntos de rehabilitación y conservación del patrimonio arquitectónico y de compartir conocimientos sobre esta cuestión. De ahí que —en cooperación con la Oficina del Historiador de la Ciudad de La Habana, dirigida por Eusebio Leal— Barcelona desarrollara, entre los años 2005 y 2009, un proyecto de cooperación internacional que tuvo como centro la calle de Barcelona de la capital cubana y las zonas adyacentes. Además de rehabilitar una serie de edificios, el proyecto de cooperación permitió crear una zona ajardinada (el Espacio Barcelona-La Habana), donde se instaló un banco de aires guadinianos y una fuente como las que hay en las calles de la capital catalana.

En esta Mercè, las tradiciones de La Habana llegan representadas por varios colectivos artísticos, entre los cuales se encuentran espectáculos como Ancestros, que firma Marieta Sánchez, una cubana que lleva años viviendo en Barcelona y que nos ofrece un montaje teatral en el que no faltan las danzas afrocubanas, las narraciones yoruba y toda la poesía que empapa la cultura de raíces africanas de la isla. ¿Quieres más cuentos de La Habana? Pues la misma Marieta Sánchez se convierte en la Tía Tata para contar historias cubanas, pero también de todo el mundo, a los niños y niñas que visiten el parque de la Ciutadella.

 

Danza contemporánea

Pero, de hecho, con solo 500 años de historia, La Habana es una ciudad joven. Y todavía lo son más los creadores que viven allí, integrantes de una escena rica, diversa y especialmente dinámica, como podremos ver durante esta Mercè. En Cuba encontrarás, por ejemplo, muchas compañías de danza contemporánea innovadoras. Algunas, como MiCompañía, tienen una larga tradición en la escena de la danza de La Habana. La compañía y su directora, Susana Pous, visitan La Mercè ofreciendo talleres de danza, pero también dos espectáculos que podremos ver en el parque de la Ciutadella y que repasan con un toque actual las danzas más representativas de La Habana (Especial Havana) o la coreografía Infinito, en que ocho bailarines y bailarinas nos hablan del pasado y de autodescubrimiento a partir de lazos familiares, recuerdos, secretos y conflictos diversos.

También encontrarás danzas cubanas en una escuela barcelonesa, Modanza, que lleva los ritmos del Caribe a la Ciutadella y se los enseña a quien quiera aprender a bailarlos.

El parque de la Estació del Nord será otro de los espacios de La Mercè con fuerte presencia de La Habana. Allí tendrás jam sessions de músicos y bailarines y bailarinas cubanos, y también podrás ver las imágenes de realidad virtual que ha preparado a Andy Ruiz, un creador cubano graduado en Ciencias Informáticas y productor de audiovisuales. Disfrutarás de imágenes de La Habana que te transportarán a Cuba instantáneamente.

 

Música, artes plásticas y cine

Los ritmos cubanos, finalmente, estarán bien representados en la programación musical de La Mercè, ya sea con los ritmos más modernos que nos ofrece el BAM Festival, ya sea con propuestas de Música Mercè como el rap y las músicas urbanas de La Dame Blanche (el jueves 23 de setiembre). Presta atención a la noche cubana el sábado 25 de setiembre (en el Moll de la Fusta), en la que actuarán el pianista y multiinstrumentista Roberto Fonseca, uno de los grandes renovadores actuales del jazz afrolatino, el grupo barcelonés Las Karamba y la experiencia musical colaborativa del grupo cubano Interactivo. Y en otros espacios como el Palacete Albéniz podrás escuchar también ritmos cubanos, esta vez a cargo de los Salcelona. Además, el domingo 26 de setiembre, podremos disfrutar de la interpretación, a cargo de la formación sinfónica del proyecto Vozes y con la colaboración de Maria del Mar Bonet, de Habana Concerto, un homenaje a los 500 años de la capital cubana que interpretará como solista el mismo compositor y pianista cubano que ha creado la obra, José María Vitier.

Recuerda que, en la Filmoteca de Cataluña, se ofrece también durante los días de la fiesta un ciclo en el que podremos repasar títulos fundamentales en la filmografía del director de La Habana Fernando Pérez Valdés, como Últimos días La HabanaSuite Habana o La vida es silbar.  La Habana, en la gran pantalla.

Mostrar másMostrar menos
La Havana