El pregón

Leticia Dolera, pregonera de la fiesta

Descarga el pregón en pdf 

 

 

Una actriz barcelonesa es este año la pregonera de la fiesta mayor, a la que no solo aporta su experiencia como guionista y directora, sino también su defensa decidida de los derechos de las mujeres. Su compromiso feminista ha tomado este 2018 la forma de un libro titulado Morder la manzana.

Abrí los ojos por primera vez en la Clínica del Pilar de Barcelona un 23 de octubre a medianoche.

En el barrio del Clot, donde me crié, di mis primeras patadas a un balón. Me encantaba jugar a fútbol. 

Más adelante viví muy cerca de la Sagrada Familia, un monumento que me fascinaba, como toda la obra de Gaudí. 

Cada Navidad me emocionaba con la llegada de la feria de Santa Llúcia y cada verano me pasaba horas jugando con las olas del mar del Maresme y huyendo de mi madre cuando me decía que me pusiera protección solar (hasta que me quemé).

Los primeros besos de portal los di en el barrio de Sants, donde pasé la adolescencia.

Ya en aquella época me encantaba ir al cine; las visitas al Comedia, el Verdi, el Renoir o al Palau Balanyà eran casi una obligación semanal, sola o con amigas. De hecho, siempre me ha gustado mucho ir sola al cine.

La primera vez que fui era muy pequeña, con mi madre, para ver Fantasía. No recordamos en qué cine fue, pero creemos que ha cerrado, como desgraciadamente muchos cines de la ciudad a los que éramos asiduas –me refiero al cine Vergara, el Astoria o el Catalunya.

La primera vez que sentí la magia del teatro como espectadora fue viendo a Sergi López y Toni Albà en la obra Brams o la kumèdia dels errors. Salí de la sala pensando: «Yo quiero hacer eso.» 

Mis primeras clases de interpretación fueron en la escuela de Nancy Tuñón, cuando estaba junto al metro de Lesseps. Años más tarde continué estudiando en Eòlia, que está cerca de Tetuán.

Mi primer concierto fue de Els Pets, creo que cerca de Premià de Mar, y juraría que el segundo fue de Jarabe de Palo, un fortísimo abrazo a Pau Donés.

Mi primera película como directora y guionista –y uno de los momentos más especiales de mi carrera–, la rodé aquí, en Barcelona, y ahora resulta que mi primera serie, que se titula Déjate llevar, también empezaré a grabarla aquí el próximo mes de septiembre. Es mágico rodar en tu ciudad.

He vivido y he trabajado muchos años en Madrid, donde he rodado series y películas, pero también he pasado allí épocas en las que no tenía trabajo y de las cuales he aprendido mucho. He tenido la suerte de trabajar en proyectos en Italia, Francia, Inglaterra o Estados Unidos. Me he dejado llevar, sí..., pero lo que no he dejado nunca es esta ciudad que me ha visto nacer y crecer a todos los niveles y que espero y deseo que me continúe apoyando.

Gracias, alcaldesa, y gracias a todo el equipo humano del Ayuntamiento de Barcelona por este honor y esta responsabilidad y por regalarme otro momento único, otra primera vez en mi relación con mi ciudad.

Por cierto, sí, los tres referentes culturales que he compartido son masculinos, porque de crecer en un patriarcado no nos hemos librado ninguna de nosotras. ;-)