La Rambla, recuperada

José Luis Merino nació y creció en La Verneda, uno de esos barrios alejados del centro donde se sitúan las tramas de tantas novelas negras, entre ellas algunas de las que forman parte este año de BCNegra. No muchos amigos de su barrio estudiaron, como él, en la escuela EINA, quizá porque no todos tenían un padre con inquietudes intelectuales que les animaba a ser artistas. La pintura no le sedujo, pero sí la ilustración y un diseño que le llevó a trabajar en estudios y agencias de publicidad. Eran tiempos en los que no había ordenadores a la vista e internet sonaba a ciencia ficción. Dedicado al diseño de publicaciones durante muchos años, vivió en Argentina durante dos temporadas de seis meses. Al regresar a Barcelona, fundó su propio estudio, el Estudio Merino y, unos años después, contactó con una agencia de Nueva York que lo requirió como ilustrador y que lo hizo trabajar para medios de Alemania, Francia, Japón o la Gran Bretaña. Hoy, alterna la ilustración y el diseño con la dirección del Máster de Ilustración de la escuela Elisava.

Ya hace años que lo tentaban desde BCNegra y este año, finalmente, ha encontrado la ocasión de realizar el cartel y volcar en la imagen que anuncia esta edición el sabor del noir más auténtico, el de los años cincuenta del siglo pasado, pasado por el filtro de los tiempos modernos. Todo sucede en La Rambla, esta Rambla recuperada para los barceloneses y barcelonesas a causa de la pandemia, por donde se pasean unos personajes que a veces son pura Rambla, a veces parecen salidos de una novela negra y a veces ambas cosas a la vez. ¿Será la Monyos, aquella mujer? ¿No os recuerda aquel faquir a aquel otro que tiempo atrás se colocaba en La Rambla? Mujeres con cara de perfil policial, cadáveres bien atados y a punto de ser arrojados al agua o secuestrados que aún arrastran las cuerdas con las cuales han sido atados y retenidos se pasean por La Rambla bajo la mirada omnipresente, quizá de un lector o quizá de uno de los muchos barceloneses y barcelonesas que, como vosotros, no se perderán esta edición, especialmente ramblera, de BCNegra. .