Reencontrarnos en La Mercè para mirar adelante

Hace 150 años que, de la mano del otoño, llega La Mercè. Este año, como el pasado, no es la Fiesta Mayor que querríamos, pero, respetando algunas medidas de precaución necesarias, mantenemos la celebración de nuestra Fiesta Mayor. Estos meses hemos vivido situaciones inimaginables que hemos sufrido juntos, aunque separados en nuestras casas. La cultura nos ayudó a resistir, y ahora nos tiene que ayudar a disfrutar de nuevo y a compartir, juntos y juntas, los buenos momentos.

Durante este siglo y medio, nuestra patrona nos ha visto superar pruebas terribles, desde una guerra civil y la represión franquista hasta esta última pandemia. También nos ha visto resurgir y crecer, cada vez más fuertes, cada vez más unidos. Nos ha visto luchar por nuestros derechos en fábricas como La Canadiense, defender y recuperar la democracia en nuestras calles, reivindicar la igualdad de oportunidades, del Raval hasta el Carmel, sin importar nunca de donde vienes o hacia donde vas.

Este año la pregonera es Custodia Moreno, una gran mujer que lleva toda la vida defendiendo y luchando por la dignidad de los barrios. Ella es el mejor ejemplo de esta Barcelona real, abierta, solidaria y popular.

La cultura tradicional será el pilar de esta Mercè, como no podía ser de otra forma. Las restricciones por la pandemia han sido especialmente difíciles para los barrios, donde la llama de la cultura depende en gran medida de la actividad vecinal. No se entiende Barcelona sin sus barrios, y sus barrios no se entienden sin la cultura. La cultura popular está en el corazón de Barcelona: desde las asociaciones vecinales haciendo pequeños o grandes conciertos y bailes hasta los artistas eternos que la ciudad ha visto crecer. Presente en nuestras calles y plazas, a ritmo de rumba, habanera o trap, pintada en lienzos o en paredes, con gigantes y diablos, apoyándose en el compañero para subir y crecer para que los más pequeños toquen el cielo con las manos.

Este año, nuestra Fiesta Mayor suma dos nuevos escenarios, el parque del Turó de la Peira y el campo de fútbol de la Vall d'Hebron, para llegar a más distritos y reconocer el papel que tienen los barrios en la Barcelona real, la que no sale en las postales pero le da el pulso a la ciudad.

De nuevo tenemos que recordar que deben extremarse las medidas de precaución. Os pido seguir las indicaciones de la organización y de las autoridades sanitarias. Evitemos las aglomeraciones y cuidemos las calles y el descanso y bienestar de nuestros vecinos y vecinas como si fuera nuestra casa.

Disfrutemos de unas fiestas de La Mercè con empatía y cuidándonos los unos a los otros. Queremos unas fiestas llenas de amor y respeto, y libres de machismo, racismo y LGTBIfobia. Reivindiquemos la Barcelona orgullosamente diversa.

Esta es nuestra Barcelona, la que nunca se rinde, la que lucha cada día y se une para superar cualquier obstáculo. La Barcelona solidaria, generosa, que cuida a los suyos y no deja a nadie atrás. Una Barcelona poderosa, arraigada en su historia y tradiciones, que mira adelante con valentía, tal y como refleja el precioso cartel de Malika Favre.

Me llena de orgullo ser vuestra vecina y alcaldesa.

¡Viva La Mercè y viva Barcelona!

Ada Colau Ballano
Alcaldesa de Barcelona

Alcaldessa Barcelona, Ada Colau