Barcelona cultura

Blog

Creadores indisciplinados: Rodrigo Cuevas, Park Keito, Angélica Liddell, My!Laika y Hotel Europa

Lun 19/07/2021 | 15:15 H

Por Andreu Gomila

El teatro del siglo XXI es indisciplinado por naturaleza, pero hay una serie de creadores que llevan al límite las artes escénicas con espectáculos que subvierten los géneros clásicos . No se trata solo de escenas híbridas, donde se mezclan danza, texto, circo, 'performance' y música, sino de algo más: la provocación. Y no hablamos del exabrupto. Nos referimos a la seducción a través de poner al espectador en situaciones incómodas, ante un espejo que, por medio  de la distorsión, le permite adentrarse en otros mundos.

Rodrigo Cuevas
Dice, de él mismo, que es un "agitador folclórico". Y podríamos añadir que los espectáculos del músico y 'performer' asturiano Rodrigo Cuevas no son de este mundo: cabaret, folclore, erotismo, belleza... Cuando estudiaba en Barcelona, descubrió el cabaret y se enganchó, lo que le permitió ampliar su espectro escénico. Hace unos meses que grabó el cuarto disco de su carrera con Refree como productor, 'Manual de cortejo', que lo ha situado en un lugar muy destacado del panorama estatal. A partir de sus canciones, despliega un potencial escénico descomunal que ha provocado que tenga miles de seguidores en todas partes. ¿Se puede ser vanguardista desde las raíces, con 'muñeiras', habaneras y 'xiringüelus'? Él lo hace posible.

Angélica Liddell
Angélica Liddell es un género teatral en sí misma. Nunca ha tenido pelos en la lengua y sus espectáculos no dejan a nadie indiferente. Parece un tópico, pero en su caso es siempre así. Al Grec 2021, nos lleva 'Liebestod. El olor a sangre no se me deja de los ojos Juan Belmonte', la tercera parte de las Histoire(s) du théâtre que Milo Rau ha puesto en marcha en el NTGent y que el Grec 2019 nos sirvió 'El ensayo', dirigida por el mismo director suizo. Liddell toma una expresión que aparece al final de la ópera 'Tristán e Isolda' de Wagner para construir una oda al torero trágico Juan Belmonte a partir de una serie de "cuadros metafísicos" basados en episodios de la vida de Pasmo de Triana, el creador de la tauromàquia. Hay que verlo.

[Trailer] LIEBESTOD THE SMELL OF BLOOD DOES NOT LEAVE MY EYES JUAN BELMONTE Histoire(s) du Théâtre III — Angélica Liddell from NTGent on Vimeo.

Park Keito
Kotomi Nishiwaki y Miquel Casaponsa son los integrantes de Park Keito, una compañía que, en lugar de buscar la expansión a través de las artes escénicas, se centra en la introversión y en el desarrollo de la imaginación del espectador a través del texto, las imágenes de vídeo, el movimiento, las voces en off y la interacción. En 'New(a)days', quieren que la platea trabaje las neuronas espejo, que son las que nos posibilitan que descodifiquemos los gestos de las personas que tenemos en frente. Sus espectáculos e instalaciones juegan con el cuerpo, objetos y otros elementos, como la luz y el espacio. Juntándolos, tratan de crear contrastes.

New(a)days 'teaser' PARK KEITO from KotomiNishiwaki/MiquelCasaponsa on Vimeo.

My!Laika
Se ha hablado mucho de 'Fins i tot la foscor', el espectáculo de la compañía My!Layka con que el Circ d'Hivern del Ateneu Popular de Nou Barris celebró su 25 aniversario. Y es que la pieza creada por Philine Dahlmann y Eva Ordóñez es de las que se recuerdan, sobre todo porque hacen viajar al circo más allá de sus límites, incorporando el teatro, las coreografías del bailarín Junyi Sun y la música en directo y la intervención de Emiliano Pino. En el Grec 2013 ya nos maravillaron con su humor dadaísta en 'Popcorn Machine (A domestic Apocalypse)' y ahora, ocho años después, vuelven para contarnos la historia de las religiones occidentales sin ningún tope estético.

Hotel Europa
Hotel Europa es una compañía de teatro documental portuguesa formada por André Amalio y Tereza Havlíčková que explora las fronteras entre el teatro, la danza y la performance, con un sentido del humor imbatible. Y son unos de los embajadores de la nueva escena lusa que tantas cosas buenas nos está ofreciendo. En 'Portugal não é um país pequeno' van a buscar el rastro del colonialismo que llevó Lisboa a controlar una extensión territorial en África como media Europa y a la que el gobierno democrático surgido de la Revolución de los Claveles (1974) puso fin. Gracias a los testigo directos de los colonos, Amalio y Pedro Salvador reproducen conversaciones reales en escena.

SIGUE LEYENDO: Didier Ruiz: "Barcelona no es el paraíso"

Artículos destacados

Noches de verano en Barcelona

Comparte este contenido

Compra de entradas