Inicio / Exposiciones / Muestras de vitrina

María Lionza. Una diosa en movimiento

demo alt
Foto: Andrea Manenti
brain icon

Comisariado

Roger Canals

calendar icon

Fechas

11 Dic 2020 –
09 May 2021

marker icon

Espacio

Sede Montcada, espacio anexo de la recepción

Cómo llegar

La muestra «María Lionza. Una diosa en movimiento» es una invitación a adentrarse en el universo visual de María Lionza y de su culto. María Lionza es una divinidad originaria de Venezuela.

La muestra «María Lionza. Una diosa en movimiento» es una invitación a adentrarse en el universo visual de María Lionza y de su culto. María Lionza es una divinidad originaria de Venezuela. Las raíces históricas de su culto se remontan a la época colonial, cuando las tradiciones y los sistemas de creencias de origen amerindio, europeo y afrodescendiente se mezclaron y dieron lugar a expresiones culturales originales. Actualmente, el culto a María Lionza consiste en un conjunto de rituales de curación, adivinación y purificación durante los cuales los creyentes entran en contacto con la diosa y con otras divinidades de su panteón.

Las imágenes de la diosa y de sus espíritus nos permiten comprender algunos de los rasgos sociales y culturales más relevantes de la sociedad venezolana. Siempre cambiantes, siempre en movimiento —adoptando diferentes usos y significaciones en función de cada contexto y de sus relaciones con otras imágenes—, nos invitan a pensar que toda imagen es, en el fondo, una imagen abierta e inacabada, apta para ser transformada y resignificada una y otra vez en función de cada contexto y de cada momento histórico.

Imaginada de formas muy diversas, María Lionza se describe y es representada habitualmente o bien como una joven india que cabalga sobre un tapir o bien como una mujer de piel «blanca» o «mestiza» de origen europeo. A menudo va acompañada de dos divinidades más: El Indio Guaicaipuro y El Negro Felipe. Las tres divinidades forman un conjunto mítico conocido como las tres potencias, que simboliza el triple origen étnico y cultural de Venezuela. El panteón de María Lionza reúne, además, un gran número de espíritus, agrupados en diferentes «cortes». Nuevos espíritus entran constantemente en el panteón del culto, al mismo tiempo que otros dejan de ser invocados.

En los últimos años, esta práctica religiosa ha adquirido una gran presencia en las redes sociales y se ha extendido más allá de las fronteras venezolanas. Nuevos grupos de culto han surgido también en Cataluña. En este contexto de expansión, el culto incorpora y resignifica divinidades, imágenes y prácticas rituales provenientes de otras religiones y sistemas de creencia. En Cataluña, por ejemplo, los altares del culto a María Lionza suelen incluir las figuras de Sant Jordi y de La Moreneta.

Otras exposiciones que te pueden interesar