La historia de Barcelona a partir de planos y grabados

9 marzo, 2017 | Barceloneses, Hagamos red, Insólito

La historia de las ciudades se puede construir a partir de diferentes tipos de documentos. La cartografía y los grabados son fuentes originales que permiten repasar cómo ha ido cambiando la imagen de una ciudad a lo largo de los años. Gracias al trabajo e investigación del coleccionista Ramon Soley se pueden consultar a través de Internet más de 740 grabados y planos que muestran la transformación de Barcelona entre mediados del siglo XVII y el final del siglo XIX.

En una época en la que faltaban todavía muchos años para la llegada de la fotografía, los reyes y gobernantes querían dejar constancia gráfica de sus conquistas militares, por eso se elaboraban grabados que mostraban las batallas y los sitios, en los que se representaban las ciudades. Aunque no son imágenes fidedignas, sí que transmiten una idea de cómo era la ciudad en ese momento. Entre mediados del siglo XVII y los primeros años del siglo XVIII, Cataluña —y Barcelona— sufrieron diversas situaciones bélicas como la guerra de los Segadors (1640-1659) o la guerra de Sucesión (1701-1715), con participación siempre de tropas francesas. Esto conllevó la producción de grabados para demostrar las hazañas de los ejércitos franceses. Por esta razón existen bastantes grabados de autores parisinos.

Ramon Soley es un coleccionista que entró en contacto con el mundo del libro viejo en París, donde su familia tuvo que exiliarse tras la Guerra Civil, allí los grabados y la cartografía se convirtieron en su pasión. Llegó a reunir 740 grabados de un periodo que va desde la guerra de los Segadors hasta el momento de cambio de siglo, en el año 1900. La Editorial Mediterrània ya editó, en 1998, el material recopilado por Soley en el Atles de Barcelona, y ahora se ha creado la versión digital de este.

Los grabados de los primeros años son, mayoritariamente, planos o representaciones de la ciudad en plena acción de guerra, en alguna de las contiendas bélicas en las que se vio inmersa Barcelona desde mediados del siglo XVII hasta principios del siglo XVIII. De hecho, de los 740 documentos que existen, 135 son de las guerras de los Segadors, de los Nueve Años, de Sucesión o del Once de Septiembre de 1714. También hay planos y grabados de otras épocas, entre los que destaca la serie de 88 planos de L’Eixample.

En la versión digital, los grabados están organizados en doce series: “Guerra de los Segadors”, “Guerra de los Nueve Años”, “Guerra de Sucesión”, “Once de Septiembre de 1714”, “Planos de los siglos XVII-XVIII”, “Viñetas”, “Época romántica”, “Revueltas del siglo XIX”, “Planos del siglo XIX”, “L’Eixample”, “Guías de la ciudad del siglo XIX” y “Un paseo”. En la misma web se explica: “Un mismo grabado puede encontrarse en dos series a la vez. Esto sucede cuando el grabado reúne dos facetas, importantes y diferentes. Por ejemplo, el grabado núm. 140 es a la vez un plano de la ciudad y un documento militar relacionado con un sitio.” Y también dice: “Las láminas religiosas, así como las comerciales (carátulas), no tienen valor cartográfico. Forman un álbum aparte, que es a la vez un homenaje a la ciudad y a la espléndida imaginería popular catalana.”

Entre los planos hay algunos en los que se puede ver el llano de Barcelona antes de las agregaciones de los antiguos municipios, hoy barrios de la gran ciudad, donde queda perfectamente clara la delimitación de los núcleos de aquellos pueblos y villas, su mancha urbana sobre el llano y las antiguas carreteras que los unían con Barcelona y que ahora son calles plenamente integradas en la trama urbana.

Entre los grabados, algunos en blanco y negro y otros en color, los hay que escenifican hechos ocurridos en la ciudad, como una colección de láminas con escenas de la revuelta popular de diciembre de 1842, sofocada con un bombardeo desde el castillo de Montjuïc por el capitán general Antonio van Halen i Sartí. También hay vistas de la ciudad que ya han desaparecido, como el paseo de Mar, el palacio real que desapareció a raíz de un incendio en 1875 y que dio nombre al Pla de Palau o varias vistas desde Montjuïc y desde otros puntos, como el convento de los capuchinos de Sarrià.

Todas las láminas que incluye la web están documentadas con el máximo detalle posible y entre los originales hay todo tipo de procedimientos de reproducción, como las litografías, la calcografía, la estampación o la cromolitografía, entre otros. El Archivo Histórico de la Ciudad de Barcelona conserva copias de algunos de estos documentos.

Pies de foto: Calcografía estampada en dos hojas fechada en París 1645 (fragmento). En la parte superior hay una leyenda en francés que dice: “Nueva descripción de la famosa ciudad de Barcelona, capital de la provincia de Cataluña.” AHCB- 12468. | Plano con las principales fortificaciones alrededor de Barcelona, fechado en París en 1695. AHCB-02545. | Vista del paseo nuevo de Barcelona, fechado en París en 1806. Forma parte de una colección de láminas con el título: “Viaje pintoresco e histórico por España.” AHCB-11918 bis. | La plaza del Palau Reial, litografía fechada en París el año 1842. Forma parte de la colección “España, vista de las principales villas de este reino, dibujadas del natural por Chapuy y litografiadas por los mejores artistas”. AHCB-18763. | Calcografía con imágenes de un bombardeo sobre Barcelona para sofocar una revuelta de diciembre de 1842. En el cielo se puede ver el dibujo del detalle de las bombas cayendo sobre la ciudad. Forma parte de una colección editada en 1843 con dibujos de Joan Roger con el título Escenas de la revolución y bombardeo de Barcelona en el año 1842. Atlas de Barcelona | Mapa de los entornos de Barcelona dibujado por Ildefons Cerdà, fechado hacia el año 1861. Se pueden ver los núcleos urbanos de los entonces municipios independientes que rodeaban la capital: Sants, Les Corts, Sarrià, Sant Gervasi, Gràcia, Horta, Sant Andreu de Palomar y Sant Martí de Provençals. (MHCB 11209). | Plano industrial y comercial dibujado por J. Calvet y editado por Tipografia La Academia, de la ronda de la Universitat, 6, 1887. AHCB-19394.