El recinto de la Maternidad, de centro asistencial a jardines públicos

24 abril, 2015 | Insólito

En el distrito de Les Corts, al lado del Camp Nou, hay un recinto edificado a finales del siglo XIX y que ha acabado dando nombre al barrio: es la Maternidad. Hoy es un espacio donde coexisten edificios modernistas que son la sede de diferentes equipamientos públicos con unos jardines con zonas diferenciadas donde se puede pasear, leer un libro o conversar en cualquiera de los bancos repartidos por el recinto. En su momento, sin embargo, fue un centro asistencial que contaba con los últimos avances técnicos y sociales.

El origen del recinto de la Maternidad de Les Corts hay que ir a buscarlo en la Casa Provincial de Maternidad y Expósitos, una institución creada en 1853 con el objetivo de atender a las madres solteras y los niños abandonados, que se ubicó en un edificio de la calle de las Ramelleres, en el Raval, cedido por la Casa de la Misericordia. Al principio del último tercio del siglo XIX el espacio se había quedado pequeño, y por otro lado, las teorías higienistas que se habían empezado a extender a principios de siglo y los avances científicos y médicos aconsejaban unas condiciones asistenciales que los locales de Ciutat Vella no podían garantizar. Así, a partir de 1884 se comenzó a trabajar en la construcción de una nueva Casa de la Maternidad. El precio del terreno y la climatología de la zona hicieron que el lugar elegido fuera Can Cavaller, una finca del vecino municipio de Les Corts.

Can Cavaller era un antigua casa de labranza que, según explica Imma Navarro en el libro Masies de les Corts (“Masías de Les Corts”), editado en 1993 por el Archivo del Distrito, está documentada desde el siglo XV y tuvo diferentes nombres, como Dossa o Ginebreda. En 1877 Francesc Llenas vendió la propiedad a la Diputación de Barcelona, que encargó el proyecto de la nueva Casa de Maternidad al arquitecto modernista Camil Oliveras, el cual aplicó unos criterios que poco después utilizaría también Domènech i Montaner en el Instituto Mental Pere Mata de Reus y el Hospital de Sant Pau de Barcelona: pabellones independientes rodeados de jardines que garantizaran unas condiciones de vida dignas a las personas internas, tanto madres como niños abandonados.

De acuerdo con las teorías higienistas y reformadores del momento, seguidas por médicos, filántropos y políticos, el recinto de la nueva Maternidad fue dotado de las últimas novedades, como una sala de esterilización, quirófanos, una sala de lavado y cuidado de bebés, un espacio para el lavado mecánico de la ropa, un solárium artificial, una sala de incubadoras y un espacio para la desinfección de biberones. Además, en 1913 fue la primera institución de España en aplicar el sistema pedagógico de Maria Montessori, que asesoró directamente a los responsables del centro. Camil Oliveras murió en 1898, y se hicieron cargo de la construcción de los diferentes pabellones otros arquitectos como Josep Obrí, Joan Rubió i Bellver, Josep Godall y, ya al final de la década de los cincuenta, Manuel Baldrich.

En 1985 la Diputación de Barcelona decidió reordenar el recinto, y en 1998 abrió los jardines al público. Los pabellones, algunos de los cuales son de estilo modernista, están destinados hoy a escuelas, instalaciones de la Universidad de Barcelona, servicios administrativos, la sede del Departamento de Salud de la Generalitat y el Archivo Histórico de la Diputación. Los jardines tienen más de cuarenta especies diferentes, entre las que se encuentran, según relata Gabriel Pernau en la guía Les Corts, de la colección “Barri a Barri” (“Barrio a Barrio”), editada por el Ayuntamiento de Barcelona: “Árboles del amor, ciruelos rojos, eucaliptos, pimenteros, moreras, desmayos, tipuanas, olivos, chopos, palmeras datileras o una de las magnolias más grandes de Barcelona, de 12 metros de altura.”

Los jardines de la Maternidad, dado su origen, son un recinto cerrado de 7,7 hectáreas de superficie con accesos en la Travessera de les Corts y la calle de la Maternidad, que separa el recinto de las instalaciones del FC Barcelona, y en las calles del Doctor Salvador Cardenal y de Mejía Lequerica. Cerca de la entrada de la Travessera de les Corts hay una escultura de Lluïsa Granero (1951) que lleva por nombre Maternidad y que representa a una mujer sentada que mece a su bebé.