La evolución histórica de la casa de la ciudad

28 julio, 2011 | Tu Ayuntamiento

Façana AjuntamentLa Casa de la Ciudad de Barcelona es el nombre que recibe el edificio y sede del Ayuntamiento de Barcelona. La puerta principal se encuentra en la plaza de Sant Jaume, el centro histórico de la ciudad (ya lo era en la Barcino romana), justo delante del Palacio de la Generalitat de Catalunya.

El edificio ha ido evolucionando a lo largo de los años, ha sufrido ampliaciones y modificaciones hasta llegar a tener el aspecto en que se encuentra hoy. Aunque lo puede parecer, la Casa de la Ciudad no está no formada por un único edificio, sino tres: el original, el edificio Nou (nuevo) y el edificio Novíssim (novísimo), interconectados entre sí.

Su origen lo encontramos en el año 1396, por la necesidad de disponer de un espacio donde se celebraran las asambleas de autogobierno municipal, llevadas a cabo por cien representantes, el Consejo de Ciento, que dio origen al Salón de Ciento. Hasta entonces, este “primitivo” gobierno de la ciudad se había reunido en lugares tan particulares como las escaleras del Palacio Real Mayor, en la plaza del Rei, o en el convento de Santa Caterina. En la calle de la Ciutat se encuentra la antigua fachada gótica que data de 1399, y que hasta 1847 fue la puerta principal del edificio consistorial. Aquel año se urbanizó la plaza de Sant Jaume, y se derrocó la iglesia que le ha acabado dando el nombre, al mismo tiempo que se construía la actual fachada principal, de estilo neoclásico y de Josep Mas i Vila. Con respecto al interior del edificio, entre los siglos XV y XVI se fueron construyendo los espacios más emblemáticos, por ejemplo, el Salón de Ciento (Saló de Cent), el patio interior, la capilla, la Sala de Elecciones, la Escribanía y el Trentenario. Estas obras las inició Pere Llobet, que también fue arquitecto y maestro de obras de la Lonja de Mar, uno de los edificios más emblemáticos del gótico civil catalán. En el año 1928 el arquitecto Antoni Falguera i Sivilla construyó el edificio Novíssim para ampliar el espacio, y en la parte que da a la plaza de Sant Miquel se encuentra la parte más moderna de la Casa de la Ciudad conocida como edificio Novíssim. Este último, es un edificio de quince plantas inaugurado en el año 1970, con la arquitectura de Llorenç García-Barbón y Enric Giralt i Ortet y con la decoración de Josep Maria Subirachs.

Las últimas reformas, de 1994, tenían por objetivo mejorar la conexión entre los tres edificios —el antiguo, el nuevo y el nuevísimo. Las llevó a cabo el arquitecto Manuel Brullet Tenas, y aparte de mejorar la conexión también mejoró la armonía entre las tres edificaciones y el resto del barrio, demoliendo las cuatro últimas plantas del edificio Novíssim.

Esta es la primera entrada para ir sabiendo más cosas sobre el Ayuntamiento de Barcelona. En las próximas prestaremos atención a salones, fachadas y otros detalles que componen la historia.