Una historia que corre: la Maratón de Barcelona

13 marzo, 2011 | Barceloneses

Marató

El domingo pasado, 6 de marzo, Barcelona volvió a ver cómo el deporte también es un valor característico de la ciudad y sus ciudadanos: se celebraba la 33.ª edición de la Maratón de Barcelona. Esta edición, con 15.075 inscritos, ha batido el récord de inscripciones de toda su historia. Pero, ¿sabemos algo más de la historia de la Maratón de Barcelona?

Esta carrera, que a fecha de hoy se celebra en Barcelona, tiene sus orígenes a unos kilómetros de la ciudad y en el nombre de Ramon Oliu como el creador e impulsor.

El catalán Ramon Oliu fue un químico que durante muchos años trabajó en los Estados Unidos, donde empezó a correr y donde había participado en la Maratón de Nueva York. En el año 1977, con 47 años, Ramon Oliu fue trasladado por trabajo a Barcelona y, convencido de que aquí también se corrían maratones populares, fue a preguntar la fecha de la próxima maratón popular en la Federación. En España, para correr se debía estar federado; por lo tanto, no había ningún tipo de maratón popular. Motivado por sus ganas, Oliu decidió organizar una primera maratón popular, que se corrió en el año 1978.

Aquel año, aunque la carrera no pudo celebrarse en Barcelona por falta de permisos, se considera que tuvo lugar la primera maratón de la ciudad. Palafrugell fue el lugar escogido y, con 185 inscritos, es donde se corrió la primera Maratón de Barcelona, y al mismo tiempo fue la primera vez que en España se corrió una maratón popular.

Finalmente, en el año 1980, la tercera edición de la Maratón de Barcelona, ya con los permisos correspondientes, se pudo celebrar por primera vez en la Ciudad Condal. Aquel año, la maratón ya salió de la avenida de la Reina Maria Cristina, tal como pasa actualmente, aunque el recorrido se ha ido modificando año tras año. La carrera fue un acontecimiento de primer orden para la ciudad, con 956 inscritos, frente a los 185 y 308 de las dos primeras ediciones en Palafrugell. Desde entonces, el número de inscritos no ha parado de crecer y año tras año se ha ido profesionalizando. Un ejemplo de esta profesionalización es la introducción de pruebas de dopaje en el año 1983 o el establecimiento de premios en metálico en el año 1987.

De toda su historia cabe destacar que solo se ha dejado de celebrar una vez. Fue en el año 2005, a causa de la muerte de su fundador, Ramon Oliu. Esto provocó que en el año 2006 la carrera se reanudara con más fuerza todavía, como un auténtico acontecimiento para todos los profesionales del atletismo y aficionados a este deporte.