Vivienda

Dónde vivir

Si has elegido Barcelona para estudiar, trabajar o crear tu propio negocio y proyecto de vida, y todavía no te has decidido por un barrio donde vivir, déjanos aconsejarte. 

Nuestra ciudad se organiza en diez distritos. Tienes información distrito a distrito sobre las particularidades de cada uno de ellos en la siguiente web.

Barcelona tiene muchos barrios con mucho encanto, y cada uno con características que lo hacen único y especial. Los barceloneses y barcelonesas tienen gran apego al barrio donde residen y muchos participan activamente de la vida social y comunitaria.

En general, en Barcelona encontrarás bloques de edificios con viviendas plurifamiliares, y los pisos no son muy amplios. Es costumbre que la socialización se lleve a cabo fuera de casa. El buen clima ayuda, por supuesto.

Si tu opción es la de una casa unifamiliar, aislada o semiaislada, con jardín, por ejemplo, la encontrarás principalmente en las zonas residenciales de algunos municipios del área metropolitana de Barcelona.

Entre estos, y por su popularidad para fijar la residencia entre familias extranjeras, se encuentran Sant Just Desvern y Esplugues, en el interior; Castelldefels, Gavà y Sitges, en la costa sur, o bien, al norte, diversos municipios de la comarca del Maresme.

Gracias al transporte público metropolitano te puedes desplazar desde el centro de Barcelona a otras ciudades cercanas en un tiempo relativamente corto.

 

Alojamientos provisionales

Mientras buscas la casa que más te guste y te convenga, querrás un alojamiento provisional. Tienes muchas alternativas, pero Barcelona es muy popular como ciudad destino de escapadas y de encuentros internacionales, desde congresos médicos hasta ferias de videojuegos. Así pues, lo mejor es que, antes de venir, hagas planes con antelación.

Existen hoteles, hostales o apartoteles, de todos los precios, en los que pasar un tiempo mientras te dedicas a visitar pisos. De la misma manera que cuando te dispones a viajar de vacaciones, si haces tu reserva con dos o tres meses de antelación, encontrarás buenos precios. Hay muchas categorías de hoteles y precios para todos los bolsillos. Grandes y pequeñas cadenas, tanto nacionales como internacionales, disponen de edificios en toda la ciudad.

Hay hoteles económicos, por ejemplo, una pensión o un hostal; este último no debe confundirse con el concepto inglés de hostel. Las pensiones u hostales son hoteles modestos, habitualmente un negocio familiar e informal. Cuentan con su propio sistema de clasificación de tres estrellas. Son alojamientos de calidad con un precio reducido, ya que ofrecen menos servicios. Los apartoteles son apartamentos amueblados para estancias tanto cortas como largas: disponen de cocina y otras comodidades. Una buena solución para familias y grupos. 

Alojamiento para estudiantes e investigadores e investigadoras

Barcelona es una ciudad universitaria y cuenta con numerosas escuelas de negocios y centros de investigación. Para la comunidad de estudiantes e investigadores existe una oferta de alojamiento específico:

  • Residencias universitarias en Barcelona

Residencia de Investigadores ofrece un espacio para alojar a profesores y profesoras e investigadores e investigadoras.

Resa Residencias: en colaboración con diferentes universidades para ofrecer alojamiento a los recién llegados.

Àgora: residencia internacional en colaboración con varias universidades.

The Student Hotel: residencia para estudiantes con dos ubicaciones en Barcelona.

Vila Universitària UAB: situada en el campus de la UAB, ofrece alojamiento con capacidad para más de 2.000 personas.

  • Colegios mayores en Barcelona

Habitatge Jove.cat: información de colegios mayores, residencias y otros tipos de alojamiento para estudiantes.

  • Pisos de alquiler para estudiantes en Barcelona:

Resa Housing: alojamiento universitario en pisos amueblados o habitaciones de Barcelona y Gerona.

Apart Easy: alquiler de apartamentos en Barcelona.

Habitatge Jove: pisos y habitaciones para estudiantes.

Consejos para estudiantes que quieren alquilar un piso

  • Asegúrate de que el piso que elijas tenga una ubicación con una buena comunicación para llegar en transporte público a tu universidad.
  • Lee el contrato y asegúrate de que lo has entendido.
  • En caso de alquilar un piso con más estudiantes, preparaos para pagar el total de la fianza, el alquiler y los consumos; la responsabilidad será conjunta.
  • Guarda una copia del contrato de alquiler, de las normas y reglamentos, del inventario y de otros documentos que consideres importantes.
  • Averías o desperfectos: deberás informar al propietario o propietaria lo antes posible de cualquier tipo de avería o desperfecto que pueda aparecer en cualquiera de los elementos del piso para solucionar el problema rápidamente.

Y, si necesitas ayuda, puedes acudir al Barcelona Centre Universitari (BCU), el servicio oficial de acogida y acompañamiento a estudiantes, profesorado e investigadores e investigadoras que vienen a Barcelona.

 

Alquiler de una vivienda

Te explicamos a continuación aspectos que debes tener en cuenta para alquilar una vivienda.​

Reserva con una paga y señal

Si te has decidido por una vivienda y has llegado a un acuerdo con el propietario o propietaria o la agencia inmobiliaria, el siguiente paso es abonar una paga y señal. Es un primer pago, equivale al de un mes de alquiler y formará parte de la fianza cuando firmes el contrato.

Sin embargo, tienes que saber que los propietarios o propietarias se reservan el derecho a escoger a su inquilino o inquilina en función de sus referencias o condiciones. Así que lo más probable es que te soliciten que presentes un contrato laboral, nóminas o justificantes de ingresos, además de una copia de tu pasaporte o de la tarjeta de residencia.

Duración del alquiler

El periodo mínimo de alquiler es de seis meses y es de obligado cumplimiento. Lo habitual es que los contratos se firmen por un periodo de tres años. Es opcional para los inquilinos y las inquilinas, pero obligatorio para el propietario o propietaria. Se puede renovar por un año más. El propietario o propietaria tiene la posibilidad de recuperar el piso como vivienda permanente tras el primer año de contrato. Si decides marcharte y finalizar el contrato, deberás comunicarlo por escrito a la propiedad o agencia con dos meses de antelación como mínimo. También tendrás que indicar la fecha de rescisión del contrato.

Pagos en los contratos de alquiler

En todos los contratos de alquiler figuran los siguientes pagos:

  • Alquiler del mes en curso.
  • Fianza. Se trata de una garantía en depósito. Su importe es el equivalente a un mes de alquiler, en el caso de un piso sin amueblar, y de dos meses si está amueblado. Este depósito se devuelve al finalizar el contrato.
  • Aval bancario. Es un posible requisito para alquilar. Ello implica que se tenga que depositar un importe correspondiente al valor de tres o seis meses de alquiler en otra cuenta bancaria durante el tiempo de vigencia del contrato de alquiler. Este importe permanecerá intacto. Es una fórmula de garantía para el propietario o propietaria, quien dispondría de efectivo para hacer frente a impagos o a cualquier coste judicial que se produjera por el desahucio de un inquilino o inquilina que no cumpla con sus obligaciones. El importe total, junto con los intereses generados, se te devolverá al finalizar el contrato. En el caso de que se produzca esta situación, el aval es independiente del depósito de garantía o fianza.
  • Comisión de la agencia. Si alquilas a través de una agencia inmobiliaria, deberás abonar una comisión, que suele ser equivalente al 10 % del alquiler anual, más el 21 % del impuesto del valor añadido (IVA).

Todos estos pagos los puedes hacer por transferencia bancaria desde tu cuenta bancaria, o bien en efectivo o con un cheque bancario, pero no con tarjeta.

El alquiler se abona habitualmente durante los cinco primeros días de cada mes. Normalmente, el recibo del alquiler, así como los de los suministros, como la electricidad, la telefonía o el gas, entre otros, se pagan mediante domiciliación bancaria.

Es habitual que se pacte en el contrato un aumento anual del precio del alquiler igual al incremento del índice de precios de consumo (IPC).

Documentos de la vivienda

Todas las viviendas, sean de alquiler o de compra, deben disponer de la cédula de habitabilidad, que garantiza que la vivienda está en condiciones de ser ocupada. Además, este documento es imprescindible para contratar o dar de alta servicios como la electricidad, el agua o el gas.

Igualmente, todas las viviendas deben disponer de un certificado energético. Este documento específico indica para cada vivienda su nivel de eficiencia energética en una escala que va de la A (más alta) hasta la G (más baja). Esta clasificación te puede ayudar a tomar una decisión sobre la vivienda.

Inventario, mantenimiento y desperfectos

Cuando entres en la vivienda, haz una inspección inicial y repasa el inventario (si está amueblado). Tienes un plazo de unas 48 horas para informar al propietario o propietaria si has detectado daños y solicitar las reparaciones que sean necesarias. Haz fotografías y vídeos si lo consideras oportuno. Los propietarios o propietarias tienen la obligación de adoptar las medidas necesarias para que dichas reparaciones se lleven a cabo.

A partir de entonces, los inquilinos o inquilinas son responsables del uso y desgaste y de las reparaciones, excepto cuando se trate de daños por deficiencias estructurales, averías de cañerías o inundaciones de origen externo. Si el piso está amueblado, los inquilinos o inquilinas deben conservar los muebles y los electrodomésticos y, al dejar el piso, deben dejarlo en la misma disposición y en buen estado.

En cualquier caso, te recomendamos que mantengas una buena relación con el propietario o propietaria o con el gestor o gestora de tu agencia para que haya una buena comunicación y cualquier problema que surja se resuelva de forma rápida y efectiva.

Finalmente, ten en cuenta que no hay muchos propietarios o propietarias que acepten mascotas en los pisos de alquiler, sobre todo si son amueblados. Y, si las aceptan, puede que te pidan una fianza adicional.

 

Compra de una vivienda

Antes de iniciar el camino hacia la compra de una vivienda, asegúrate de que dispones de tu número de identidad de extranjero (NIE), ya que es un requisito legal para comprar una propiedad en España. Consulta la sección de trámites.

Además, deberás disponer de una cuenta bancaria para poder realizar los pagos necesarios.

Si tienes dificultades con el idioma, sea el catalán o el castellano, te recomendamos que cuentes con el asesoramiento de un abogado o abogada o de una persona experta en asuntos inmobiliarios. Te puede facilitar, por ejemplo, traducciones de documentos y darte todas las explicaciones que necesites.

La compra no es un proceso complejo, pero requiere trámites y comprobaciones que llevan su tiempo.

Si necesitas financiación para adquirir tu vivienda, puedes solicitar una hipoteca a tu banco. Habitualmente, el importe máximo de este tipo de préstamo es del 80 % del precio de compra.

Sea compra o alquiler, debes saber que la vivienda debe disponer de la cédula de habitabilidad y de un certificado de eficiencia energética.

Asegúrate también de que la vivienda está libre de cargas, como, por ejemplo, afectaciones administrativas urbanísticas o deudas pendientes. Ten en cuenta que en España las hipotecas pueden transferirse al nuevo titular.

Una vez esté todo en regla, deberás firmar un contrato de arras. Este documento debe incluir todas las especificaciones de la vivienda y establecer las condiciones de la venta final: precio, forma de pago y plazo máximo para realizarla (normalmente, dos meses). Con la firma de este documento, suele abonarse una suma equivalente al 10 % del precio de venta (como una fianza). Si durante el plazo establecido el propietario o propietaria decide no vender o infringe lo que indica el contrato de arras, tendrá que reembolsar el doble del importe de la fianza. Si quien compra es quien se echa atrás, perderá la cantidad entregada.

La firma del contrato de compra se realiza al cabo de un par de meses desde el contrato de arras, y en ella participan la parte vendedora, la parte compradora y el notario o notaria. En ese momento, deberás hacer frente al pago de los impuestos —IVA, si es una vivienda nueva, o impuesto de transmisiones patrimoniales (ITP), si es de segunda mano— y a los gastos de notaría y de inscripción en el Registro de la Propiedad.

Si es necesaria una hipoteca, tendrás otros gastos derivados, como por ejemplo contratar una póliza de seguros que cubra los riesgos de causas fortuitas y daños a terceros.

 

La política municipal de vivienda

El Ayuntamiento de Barcelona tiene como principio básico garantizar a toda la ciudadanía un nivel de vida digno e impulsa iniciativas para que las personas más vulnerables tengan acceso a una vivienda.

Actualmente, las políticas municipales fomentan la vivienda protegida y asequible; el traslado de pisos vacíos a un parque de alquiler; la renovación de los inmuebles, desde el punto de vista ecológico, con respecto a la eficiencia energética, y la promoción de nuevas formas de acceso a la vivienda y su gestión, facilitan soluciones financieras a quienes no pueden hacer frente a los pagos de sus casas y ofrecen mediación e información como instrumentos principales para garantizar que todos los actores que intervienen cumplan las reglas del juego.

Si quieres informarte sobre el acceso a la vivienda pública y recibir asesoramiento, tanto sobre alquiler como sobre compra, o nuevos modelos de arrendamiento, como por ejemplo la covivienda, encontrarás información en este enlace.

Subscribe to Vivienda